Público
Público

"Trabajar sin recibir lo que te corresponde genera mucho estrés"

Luis Rubiales. Líder del sindicato de futbolistas (AFE). Como tantos niños quiso ser futbolista. Lo consiguió y comprobó que no todo es glamour

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sueño se repite en muchas casas. El niño se imagina siendo futbolista en un estadio abarrotado de gente que corea su nombre. Luis Rubiales (Motril, 1977) no fue nada original. Él también se repetía con frecuencia esa imagen que Iniesta vivió en Suráfrica. Nunca llegó a tanto, pero sí pudo ganarse la vida dándole patadas a una pelota.

El camino no fue sencillo. 'Los que no somos unos artistas del balón tenemos que currar mucho'. A Rubiales le mereció la pena. 'Debutar es un subidón, el fútbol es muy bonito en todas las categorías y no hay que ser campeón del mundo para triunfar'.

El deporte rey es un palacio cubierto de oros y alhajas, pero a medida que uno se adentra puede ver desconchones en las paredes y molestas goteras. Rubi sabe mucho de esa cara del fútbol: ha estado varias veces sin cobrar. Le pasó en el Xerez, cuando comenzaba su carrera. 'Me pilló jovencito y sin ahorros. Se pasa mal, tienes que recurrir a la familia para seguir adelante'. Después fichó por el Levante, pero su suerte no cambió. 'Era un club que siempre había cumplido y sufrió una crisis que nadie preveía. Trabajar sin recibir lo que es tuyo genera mucho estrés'. Aún le quedaría una crisis más, la del Alicante, donde vivió otro concurso de acreedores.

'Para dedicarte al sindicato, necesitas convicciones firmes y algo de vocación'

Con esos precedentes no es de extrañar que ahora, cuando ya no corre por los terrenos de juego, haya pasado a los despachos del sindicato de jugadores, la AFE. 'La vida te lo va marcando y, además, tienes que tener unas convicciones firmes, incluso algo de vocación. Si no, es imposible'. Su puesto no es el más sencillo, son de sobra conocidos los enormes sueldos que se llegan a cobrar en la élite y es tentador llevar eso a la sinécdoque, considerar que todo aquel que ha llegado a ganarse la vida con el fútbol ata los perros con longanizas. 'Los millonarios son unos pocos que por su tremendísima calidad tienen capacidad de generar mucho dinero, pero hay muchos que no consiguen esos contratos y para los que estar sin cobrar un año es un perjuicio muy grande. Además, el que tiene un gran contrato también tiene derecho a recibirlo'.

Por eso el fútbol paró el pasado fin de semana. La crisis ha llegado al deporte y 200 jugadores tenían pagos atrasados. 'Algunos futbolistas, por sus contratos y su vitola de estrella, están más protegidos, pero el resto está en la misma realidad que todos lo trabajadores. Una buena parte de los profesionales ha tenido que reducirse el salario, algunos de ellos hasta la mitad'.

'Muchos futbolistas han tenido que reducirse el salario, algunos a la mitad'

Rubiales, que tiene una diplomatura en Enfermería y casi terminada la carrera de Derecho, consiguió que para anunciar el plante 140 jugadores le respaldasen en una histórica fotografía. Su trato con ellos es cercano, el año pasado recorrió España para hablar con sus compañeros. 'Son chicos de entre 20 y 35 años con mucho espíritu y ambición pero también son gente abierta, simpática, cariñosa, incluso cercana'.

De aquella fotografía partieron una huelga y unas negociaciones con la patronal durante días, con sus noches. 'La LFP también está en una situación complicada que ha hecho que todo se enquistase más, pero me quedo con el final, que ha sido satisfactorio para los futbolistas y también para la Liga'. Rubiales no para en su ambición, el trabajo dista de estar terminado: 'Queremos una legislación mejor'.

Los viajes a Madrid reside en Valencia le impidieron disfrutar de su tercera hija, Elena. La vio nacer el 17, tres días antes de la huelga, y se fue a negociar. 'Tengo toda la vida para estar con mis hijas y sólo tenía estos días para ayudar a solucionar el problema de 200 familias de futbolistas. La responsabilidad hace que te centres en tu trabajo. Conciliar esto y la vida personal no es fácil pero hay que buscar el equilibrio porque la familia no debe pagar los platos rotos'. Ayer, por fin, arrancó la Liga. Rubi descansa, pero sabe que vendrán más batallas.