Publicado: 30.06.2014 10:47 |Actualizado: 30.06.2014 10:47

El recibo de la luz subirá otra vez tras registrar bajadas del 10% en el primer semestre del año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El recibo de la luz ha cerrado el primer semestre del año con unas bajadas cercanas al 10%, si bien iniciará a partir de ahora una escalada que mitigará en los próximos meses el descenso de la primera parte del año y que puede dejar la caída final a cierre de 2014 en un nivel de entre el 3% y el cero, indicaron fuentes del sector.

El año 2014 parte por un lado de un precio del megavatio hora de 47,59 euros, que el Gobierno elevó de forma provisional en enero a 48,48 euros tras suspender la subasta eléctrica, y por otro lado de unos peajes o costes regulados un 0,9% superiores sobre el recibo final, con el objeto de absorber los 3.600 millones de euros de déficit de tarifa de 2013.

A partir de este punto de partida, el mercado mayorista, o pool, ha registrado un precio medio en el semestre de unos 32,98 euros, después de que junio se cerrase en torno a 51,66 euros. La fuerte contribución de la eólica y la hidráulica en los primeros meses explican el descenso de precios en este mercado.

Este precio del semestre ha sido un 30% inferior al de finales de 2013 y un 32% inferior al fijado por el Gobierno como referencia provisional tras suspender la subasta eléctrica. Por este motivo, para compensar por el dinero cobrado de más, las eléctricas están practicando devoluciones en el recibo entre los consumidores con Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC).

La parte de la energía tiene un peso del 37,48% sobre el recibo final --un 41,14% son peajes y otro 21,38% impuestos--, de modo que las caídas en el 'pool' en este primer semestre han permitido rebajar en un 11% la tarifa final con respecto a enero, si bien la bajada real en el precio es cercana al 10%, ya que hay que tener en cuenta el incremento del 0,9% en los peajes.

Para el segundo semestre, los mercados a plazo apuntan a un precio medio de 54,4 euros en el pool para el tercer trimestre y de 48,65 euros en el cuarto, lo que implica una media semestral de 51,52 euros, según la información de Omel.

De esta forma, al abaratamiento del 30% del primer semestre le seguiría una subida del 56% en el segundo semestre con respecto al nivel medio del primer semestre, o del 8,25% con respecto al precio de partida de finales de 2013.

Sin embargo, esta subida en el segundo semestre no sería suficiente para compensar la bajada del primero, y la media del año podría quedar en unos 42 euros.

A efectos prácticos, los consumidores van a pagar este segundo semestre, si se cumplen las previsiones, un 8,25% más por el término de la energía que en enero, lo que trasladado al recibo final implica cerca de un 3% más.

Eso sí, una vez tenida en cuenta la bajada del primer semestre cercana al 10% y la posterior subida, del 20% sobre el precio medio hasta junio o del 3% sobre el precio de enero, el panorama final consistiría en una rebaja del 3% en el conjunto del año.

En todo caso, está por ver si durante el año se produce un déficit de tarifa que obligue a elevar la otra parte del recibo de luz, la de los peajes eléctricos, lo que mitigaría las posibles bajadas.

Este desajuste depende en buena parte de que el Gobierno cargue finalmente sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y no sobre la tarifa el 100% de los sobrecostes extrapeninsulares, valorados en unos 1.800 millones de euros.