Público
Público

La reconstrucción de Gaza en el aire; Israel presiona a Hamás

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Israel rechazó el viernes los llamamientos internacionales para abrir completamente los puestos fronterizos con la Franja de Gaza que controla Hamás, lo que deja en el aire la reconstrucción y el frágil alto el fuego.

Aunque un responsable de la ONU alabó la "buena voluntad" del estado judío por permitir la entrada diaria de 120 camiones con alimentos medicinas, otros diplomáticos protestaron por las restricciones a las importaciones de acero y cemento necesarias tras 22 días de ofensiva.

Israel también ha impedido que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) apoyada por Occidente envíe dinero a Gaza, a pesar de las advertencias internacionales de que la posición del presidente Mahmud Abas, está en juego.

"Temen que irá a Hamás", dijo un diplomático occidental respecto al dinero. Si no hay un rápido cambio de actitud en la política israelí, el diplomático dijo que la respuesta de emergencia y la reconstrucción a largo plazo están "destinadas a fracasar".

Responsables de Estados Unidos mostraron su apoyo a una mayor apertura de los controles, aunque con condiciones y sin establecer un calendario.

John Ging, que encabeza la Agencia de la ONU de ayuda a los palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés), dijo que el resultado de la guerra, en la que Israel mató a 1.300 palestinos e hirió a 5.000 más, será el de "más extremistas".

Trece israelíes murieron, 10 soldados y tres civiles alcanzados por el fuego de cohetes de Hamás.

El grup islámico ha condicionado cumplir el alto el fuego, que comenzó el domingo, con que Israel levante el dañino bloqueo, pero un importante asesor del primer ministro israelí, Ehud Olmert, pareció descartarlo: "Si reabrir los controles fortalecerá a Hamás, no lo haremos".

Israel cree que las restricciones le dan una baza en las negociaciones que patrocina Egipto para lograr la liberación de Gilad Shalit, un soldado capturado en 2006, pero se encuentra sometido a una presión cada vez mayor para que haga algo para aliviar la situación en la que viven los 1,5 millones de habitantes de Gaza.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo el jueves que los puestos fronterizos deberían ser reabiertos tanto para los bienes humanitarios como para los comerciales según un "régimen de seguimiento" en el que estaría también la ANP, rival de Hamás.

Obama tiene previsto enviar pronto a la región a su nuevo enviado para Oriente Próximo, George Mitchell.