Público
Público

Un recorrido por Tokio

Isabel Coixet descubre a 'Público' sus rinco rincones mágicos de la capital nipona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sexo lúdico en el 'Love Motel'

El lugar: 'El ‘love motel' La Bastille es donde David (Sergi López) llevaba a su novia y donde empieza a encontrarse con Ryu (Rinko Kikuchi) en la película '.

El rodaje: 'El exterior está rodado en Shinjuku, en una zona llena de hoteles por horas, el interior lo construimos para la película. Rodamos tres días. Quizás fue la parte mas laboriosa'.

La anécdota: 'Todo el que visitaba el rodaje se sentía atraído por la habitación en forma de vagón de metro. Creo que parte del equipo 'vivieron' esas escenas de la película'.

El sonido: 'Un ‘love motel' suena a música romántica antigua japonesa. Y a ‘La vie en rose' en japonés, en una versión de Hisora Mibari'.

La confesión: 'La invención de los ‘love motels' es tremendamente práctica y muy divertida. El aspecto lúdico del sexo está en la película y es de lo que me siento más orgullosa. Ya hay demasiadas cosas serias en la vida...'.

La primera vez...'...en un ‘love motel' me tocó una habitación llena de personajes de un manga imaginario con un columpio en el centro. Nos pasamos el rato haciendo fotos'.

El consejo: 'Hay un lugar llamado Hotel Malta en Shibuya, que es lo mas bizarro que he visto en mi vida'.

El lugar: 'Los cementerios están diseminados por todo el área de Tokyo . Ryu y el narrador (Min Tanaka) pasan los domingos visitando tumbas de desconocidos... aunque para Ryu , no lo son'.

El rodaje: 'Nosotros rodamos en uno a unos 50 kilómetros, muy bonito, rodeado de colinas, durante únicamente un día. El plano final de la película está rodado allí'.

La anécdota: 'Yo creí que lo de hacer picnics en los cementerios se me había ocurrido a mí, cuando en realidad es muy común y hay áreas de picnic diseñadas para que la gente se lleve su comida...'

El sonido: 'Un cementerio en verano está lleno del sonido de las cigarras ('cicadas' en japonés). Cuando hay brisa, el sonido de las tablillas (que suele haber en muchas tumbas) entrechocando es estremecedor. ¡La primera vez que lo oí me llevé un buen susto!'.

La confesión: 'Es un sentimiento de profunda paz el me que dan los cementerios japoneses, me gusta que no haya ni esculturas, ni ángeles, ni bustos, sólo lápidas y letras'.

La primera vez... '...que visité un cementerio, me gustó ver que la gente pone cajetillas de cigarrillos, cervezas...y hasta pegatinas de Hello Kitty, las cosas favoritas de los difuntos'.

El consejo: 'Para los que entren en cementerios rodeados de edificios altísimos, la sensación de aislamiento es única'.

El lugar: 'La tienda de vinos ‘Vinidiana' donde trabaja David (Sergi López) está en Asakusa. En realidad, era un local que alquilamos para el filme. Las Bodegas Torres nos cedieron todos los vinos que se ven en la película. En ‘Vinidiana', David y Ryu se conocen'.

El tiempo: 'Rodamos tres días . Hacía frío'.

La anécdota: 'La gente entraba en la tienda y quería comprar a toda costa los vinos, ¡no se daban cuenta que era un decorado y estábamos rodando!'.

El sonido:'Asakusa tiene el sonido de un barrio tradicional, con un gran templo y cientos de restaurantes : para mí suena a la gente sorbiendo ramen con pasión y friendo tempura con no mucha menos'.

La confesión'Me gusta la parte de atrás del templo, donde hay una serie de pequeñas calles llenas de locales de apostadores de caballos: hay personajes que parecen salidos de una película de Ozu. Me gusta deambular por el barrio sin rumbo fijo, comiendo pastelillos de sésamo y curioseando en las tiendas de kimonos antiguos'.

la primera vez...'... en Asakusa formulé un deseo en las tablillas a la entrada del templo: era rodar una película allí y se ha acabado cumpliendo'.

El consejo: 'Salir de las calles para turistas (que están marcadas) y probar los pinchitos yakitori asados en la calle'.

El lugar: 'En este parque , situado detrás del templo de Asakusa, es donde Hideo Sakaki tiene una cita con Rinko para hacerle un encargo: que asesine a David'.

El rodaje: 'Rodamos sólo cinco horas bajo una lluvia torrencial. No, la lluvia no estaba prevista pero acabó siendo providencial y le dió una atmósfera aún mejor a la secuencia'.

La anécdota: 'Sólo nos dieron para rodar cinco horas, al final de las cuales nos dijeron que nos apagarían la luz... ¡y lo hicieron! Pero todo salió bien. Van a cerrar este parque, es una lástima porque es una de las cosas genuinamente ‘kitsch' de Tokio'.

El sonido:'El sonido de los tiovivos, el sonido de la falsa cascada, las risas de las parejas bajo la lluvia...'.

La confesión: 'Este parque es un lugar fuera del tiempo. Me gusta todo: el oso panda en el que te puedes montar, la minimontaña rusa que pasa tan cerca de los edificios, las vistas desde la atalaya son increíbles'.

la primera vez... '... en el parque Hanayashiki. Lo encontré de casualidad con mi amiga Bárbara y me encantó la atracción que sale en la película, la de las casitas que vuelan'.

El consejo: 'Los visitantes tienen que darse prisa porque hay un plan urbanístico para cargarse el parque'.

El lugar: 'Ryu, la protagonista de ‘Mapa de los sonidos de Tokyo', trabaja en el mercado del pescado de Tsukiji. Ayuda a cortar los atunes frescos, corta piezas congeladas, conduce una carretilla, transporta cajas , limpia con la manguera la sangre de los atunes'.

El rodaje: 'Rodamos en el mercado de Oda, donde nos dieron más facilidades. Rodamos cuatro días, con un frío húmedo que se metía en los huesos ,y comíamos sushi a las 5 de la mañana. Al equipo español lo del sushi para desayunar nos costaba, la verdad...'.

La anécdota:'Cuando estábamos rodando con Rinko pasó una chica de las que de verdad trabajaba en el mercado del pescado y se puso a hablar con ella. Cuando Rinko le contó de qué iba la película, la chica dijo 'Suena como mi vida...'.

El sonido: 'Hay mil: los gritos de los que subastan los atunes, los cuervos que se cuelan en el mercado, las cajas al ser arrastradas, el entrechocar del hielo...'

La confesión: 'Me gusta la familiaridad con que todo el mundo se trata, la manera que tienen las mujeres de hablar allí que es muy distinta a la que hay fuera: mas directa, menos ceremoniosa. Me gustan las callecitas oscuras que rodean el mercado, los restaurantes de tres taburetes donde sólo sirven anguila ...'

La primera vez...'... en Tsukiji fue hace cinco años cuando estaba en Tokio para el estreno de ‘La vida secreta de las palabras'. Hay que levantarse a las 3 para estar a las 4 en la subasta del pescado y yo me resistía hasta que me convencieron. No me arrepentí'.

El consejo:'Visiten Tsukiji, pero que no se pierdan Oda, es mas pequeño, ¡pero no hay turistas!'.