Público
Público

Recorte del 6,1% en las oficinas de empleo

Las autonomías reducen el gasto en 208 euros por parado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ajuste en el gasto también se lleva por delante el dinero para la lucha contra el desempleo. Las autonomías han reducido los presupuestos de sus respectivos servicios públicos de empleo, que son los que se ocupan en primera persona de las políticas activas para la ocupación. En total, las oficinas de empleo autonómicas preven gastar 3.645 millones en 2011, un 6,1% menos que este año, según la información de los proyectos de presupuestos de las comunidades (faltan los de Balears y Catalunya, y los de Galicia, que no ha podido facilitarlos).

Sólo Aragón, País Valencià y Navarra han podido destinar más recursos para sus servicios de empleo. Asturias mantiene congelado el gasto, y el resto reduce sus presupuestos. Los mayores recortes se producen en el andaluz (un 14,4%), el cántabro (un 11,1%) y el extremeño (un 10,5%). Caso aparte es el del País Vasco, que el próximo año recibe las competencias en políticas activas de empleo, que supondrán, en su caso, un gasto de 472 millones.

Los presupuestos de los servicios de ocupación suman 3.645 millones

Si se reparte el gasto total previsto por los parados de cada comunidad, el recorte es mayor (al descenso del gasto se suma el efecto del aumento del número de desempleados registrados en los últimos meses). En promedio, las autonomías dispondrán de 1.121 euros para cada parado, 208 euros menos (o un 15,7% menos) que el dinero con el que cuentan para este año.

Extremadura, pese al recorte del presupuesto total, es la que destina a empleo más dinero por parado, unos 2.040 euros, cerca del doble de la media. Las autonomías que más recortan el gasto medio por persona son Andalucía y Cantabria, en torno al 20%.

Optimizar el gasto en formación, teniendo en cuenta la presión que existe sobre los recursos financieros y que hace casi imposible pensar en un aumento de esta partida en los próximos años, es el siguiente reto que se ha marcado el Gobierno central. El nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha comenzado una serie de encuentros con los consejeros de Empleo de las comunidades autónomas para rediseñar las políticas activas de empleo que, pese a estar transferidas, siguen dependieno en su mayor parte de los recursos que les da el Estado.

Los recursos suben en Aragón, Navarra y País Valencià

Por ahora, sólo se ha desvelado que el nuevo plan ligará la prestación del paro o el subsidio a los cursos de formación y que estos estarán estrechamente ligados con los nuevos nichos de empleo que el Gobierno ha detectado en las nuevas tecnologías.