Público
Público

"Ser rectilíneo puede resultar molesto", según afirma matías Díaz Padrón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El doctor en Historia y profesor Matías Díaz Padrón, conservador de pintura flamenca en el museo del Prado durante más de 30 años, premio Canarias 2008 en Patrimonio Histórico, asegura que su dedicación al arte "me ha quitado poder ir a la playa, y si tengo que hablar de lo que me ha dado diría que muchos disgustos porque ser rectilíneo puede resultar molesto".

"Quizá se lo debo a los profesores que he tenido, añade, y a esa búsqueda y defensa de la autenticidad que a veces choca con una serie de intereses, sobre todo cuando unos principios se imponen", asegura el experto en declaraciones a Efe.

Premio extraordinario por la tesis "La pintura flamenca del siglo XVII en España", y autor en 1995 del primer y único catálogo en tres tomos realizado por un conservador del Prado denominado "El siglo de Rubens en el museo del Prado", ha sido también el pregonero de las fiestas del Cristo de La Laguna.

El sentimiento que le produce pregonar las fiestas es sobre todo de satisfacción por estar en un ambiente que ha vivido en su niñez, y dice que le gusta "aportar mi granito de arena, a pesar de que no he tenido tanto contacto con las islas, más bien he sido un canario ingrato", reconoce.

Herreño de nacimiento, se crió en Las Palmas y marchó a estudiar a Madrid porque en esos tiempos la especialidad de Historia solo podía estudiar allí.

En tono jocoso rememora que sus compañeros de facultad pensaban que "estos que vienen de Canarias deben de tener plataneras, y nada de eso, ya que lo que hay detrás es el sacrificio de unos padres, mientras yo tenía que hacer esfuerzos para demostrar que no era un ricachón de aquí".

"Los canarios a veces no nos damos cuenta de que podemos tener nuestros defectos, pero cuando uno está fuera y ve, comprendemos que tenemos ciertas virtudes _no somos de lo peor, y ahora me doy cuenta de esto yo que tan crítico he sido conmigo mismo", señala.

Crítico también con los poderes fácticos, Matías Díaz Padrón se siente orgulloso de haber obtenido el Premio Gabarrón "por haber dirigido la conservación hacia fines éticos", a pesar de reunir en su currículum numerosas condecoraciones, premios y grandes logros en investigación y autoría pictórica.

El conservador en pintura flamenca y holandesa del museo del Prado ha sabido compaginar su labor como profesor de universidad, con el instituto de restauración, museo del Prado e instituto de investigaciones científicas, hasta que "llegó el primer gobierno socialista y me obligó a elegir", explica.

Sus conocimientos específicos sobre arte flamenco y holandés le llevan a afirmar que "en Canarias lo que más ha pesado es la presencia de obra extranjera, no al contrario".

En el campo de la investigación no está satisfecho del todo, ya que afirma que "si hubiera tenido medios y tranquilidad hubiera podido dar más, simplemente la asfixia administrativa nadie sabe lo mucho que resta a la investigación, explica, incluso mis amigos me comentan todo lo que podría haber producido si hubiera contado con la tranquilidad y los medios necesarios".

"Los investigadores suelen ser bastante egoístas e introvertidos", reconoce, pero "a mí me gusta enseñar, explicar, trasmitir".

La ingente labor desarrollada por el especialista le ha deparado éxitos sonados dentro del mundo de la conservación e investigación museística que ha permitido corregir muchos errores en la identificación de obras de arte.

Como por ejemplo que el retrato de la Infanta Margarita de Austria colgado en el museo del Prado atribuido a Velázquez en realidad lo pintó su discípulo y yerno Juan bautista del Mazo.

Y la confirmación de la autoría de Van Dyck del San Sebastián en Cort (Palma de Mallorca)

Miembro de la Académie Royale d'Archéologie et d'Histoire de l'Art de Bélgica está finalizando un interesante estudio sobre la obra de Anton Van Dyck, discípulo de su admirado Rubens, tras confirmar la autenticidad de la autoría de Van Dyck del San Sebastián en Cort (Palma de Mallorca).