Público
Público

"La recuperación en España lleva retraso, pero hay signos positivos"

Emilio Botín cree que la economía mundial va a salir mejor librada de lo previsto y recomienda aprender de los errores.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

>> Este artículo forma parte del Especial 'Cómo salir de la crisis ' (en PDF)

Grupo Santander es uno de los referentes a nivel mundial en el sector bancario. Su política de diversificación de riesgos y su sólida implantación en la banca comercial le han permitido superar la crisis con mayor desahogo que la mayoría de sus rivales y progresar en los rankings financieros internacionales. Su presidente, Emilio Botín, contestó por escrito a un breve cuestionario remitido por Público sobre las situación actual y las expectativas de salida de la crisis.

¿En qué situación se encuentra la economía mundial y cuáles son las perspectivas de recuperación? ¿Y la economía española?

«No se trata tanto de regular más el sector como de fijar reglas eficientes»

 La economía mundial está afrontando el mayor reto de las últimas décadas y todo apunta que lo hará con mayor éxito del inicialmente previsto. Los últimos indicadores parecen reflejar que las economías desarrolladas están ya en la senda de crecimiento. Las claves para asentar esta recuperación serán la evolución del mercado de trabajo y la normalización del sistema financiero. Destaca también el mejor tono que están mostrando las economías emergentes, con ejemplos claros como Brasil.

¿Ese diagnóstico vale también para España?

La economía española muestra cierto retraso en la recuperación pero también comenzamos a ver signos positivos y, sin duda, la mejora de las economías de nuestro entorno nos beneficiará y contribuirá a impulsar el crecimiento.

La crisis financiera ha revolucionado el mapa bancario mundial y también puede influir en la configuración del sector en España. ¿Cómo será el sector a medio plazo?

El sistema financiero español es uno de los más fuertes y solventes a nivel internacional, como se ha demostrado en esta crisis. Todo apunta a pensar que vamos a asistir a un proceso de reestructuración bajo la tutela del Banco de España, lo cual es positivo.

Uno de los debates más intensos de la crisis es el que se refiere a los excesos de las remuneraciones de los altos directivos, en especial del sector bancario. ¿Cuál es su opinión al respecto?

«Es positivo que el Banco de España tutele la reestructuración»

En Banco Santander apoyamos que los modelos de compensación deben estar alineados con la rentabilidad, los objetivos corporativos a largo plazo y la prudencia en riesgos, criterios que respetan nuestras políticas retributivas.

La crisis ha cambiado las reglas de juego entre el Estado y los demás agentes económicos. ¿Vamos hacia un capitalismo distinto, con mayor intervención pública e incluso más humano?

A mi juicio, la crisis financiera internacional ha sido consecuencia de errores de supervisión importantes en algunos países, de una regulación inadecuadaen ámbitos muy relevantes y de fallos en el gobierno corporativo y en los modelos de negocio aplicados por determinadas instituciones y mercados financieros. Por tanto, tanto en el ámbito público como en el privado tenemos lecciones que aprender.

¿Cómo se deben trasladar esas lecciones de la crisis al funcionamiento del sector?

Las autoridades ya trabajan en la reforma de la supervisión y la regulación. Creo que no se trata tanto de aumentar la regulación como de mejorar la coordinación internacional, establecer unas reglas eficientes que generen los incentivos adecuados y dotar de medios a los supervisores para asegurar el cumplimiento de las normas. En el ámbito de las instituciones financieras, la gestión de riesgos, la transparencia, el equilibrio entre las áreas de negocio y las de control son aspectos clave.