Público
Público

"Red Lights", de Rodrigo Cortés, encuentra distribución en Estados Unidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Millennium Entertainment ha cerrado un acuerdo para hacerse con los derechos en Estados Unidos de "Red Lights", la nueva película de Rodrigo Cortés, que "ha entusiasmado" a la distribuidora, según dijo hoy a Efe el cineasta español.

La fecha de estreno en Estados Unidos forma parte del acuerdo confidencial con la distribuidora, si bien el director confirmó que llegará a las salas este mismo año. En España se estrena el 2 de marzo.

El thriller paranormal de Cortés, que se estrenó en el Festival de Sundance el pasado viernes ante unas 1.200 personas en la sala Eccles, está protagonizado por Cillian Murphy, Sigourney Weaver y Robert De Niro.

La cinta cuenta la historia de un equipo de investigadores de fraudes paranormales formado por la jefa, Margaret Matheson (Weaver) y sus ayudantes, Sally (Elizabeth Olsen) y Tom (Murphy), que trabajan desde el lado de la ciencia racionalista.

En su camino se cruza Simon Silver (De Niro), considerado el mayor psíquico de todos los tiempos, un tipo que lleva desaparecido 30 años.

Cortés, desde el aeropuerto de Utah y a punto de embarcar rumbo a España, explicó a Efe que, después de los pases de la cinta a los que ha asistido en Sundance, ha logrado "pulsar y ajustar las reacciones del público", algo que aprovechará para hacer "pequeños ajustes" que llevarán a la película a alcanzar, en su opinión, "el punto óptimo".

"Sucedió lo mismo con 'Buried'. La vimos siete veces en su estreno de Sundance y en la sala de mezclas hicimos algunos cambios en las voces y en la música, algo que es muy habitual y que diría, incluso, que es una oportunidad única", explicó el realizador coruñés.

El filme, que contó en Sundance con la presencia de los actores Murphy, Weaver y Elizabeth Olsen, ofrece, según Cortés, una interpretación de Weaver que sus fans "van a agradecer y disfrutar".

"Es una gran personaje para ella y así lo consideró ella misma. Está escrito como un vestido ajustado a su talla, aunque no tenía la certeza de que fuera a decir que sí y, si me decía que no, me metía en un problema. Hace tiempo que sus fans no la ven tan Sigourney Weaver", dijo el director entre risas.

Lo mismo se puede decir del papel de Robert De Niro.

"Desde el principio establecimos un mapa de carretera basado en la economía y la contención", confesó el director. "Él debía condensar el poder de cada palabra sin mover una ceja y encerrar esa carga que debía explotar en el cerebro del espectador", apuntó Cortés, quien no tuvo ningún problema a la hora de dirigir al actor neoyorquino.

"No tiene nada de divo. Es muy accesible y sencillo en el trato. Quedó claro que asume que tiene un jefe. Lleva en esto 40 años y es difícil lograrlo si eres un cretino. Además, tiene experiencia como director. Mi labor fue asegurarme que sus emociones eran las honestas y adecuadas, pero la magia es suya", finalizó.