Público
Público

La red de tranvías en España se duplicará en la próxima década

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras haber estado al borde de la desaparición, los tranvías están retornando a las calles españolas, donde actualmente hay diecisiete redes en servicio, si bien hay otras tantas en proyecto o construcción, lo que hace prever que a medio plazo el número de sistemas tranviarios roce la cuarentena.

"La recuperación del tranvía es un fenómeno que muchas ciudades están poniendo en marcha y que sólo acaba de empezar", afirma el historiador y escritor Carles Salmerón, autor del libro "Tranvías de España. La nueva movilidad sostenible" (Terminus), en el que analiza cada una de las redes de tranvía existentes en España.

Salmerón ha explicado a Efe que este medio de transporte vivió su momento de "máximo esplendor" a principios del siglo XX, cuando el tranvía llegó a circular por más de cuarenta ciudades españolas.

Su declive empezó en el año 1929, con el estallido de la crisis mundial, y se acentuó a mediados de siglo, tras el fin de la Guerra Civil.

Tres años de contienda y una dura posguerra dejaron la mayoría de redes de tranvía en un estado lamentable, ya que a la falta de mantenimiento sufrida durante el conflicto se añadió la escasez de materiales y el espectacular aumento del número de viajeros, debido a la inexistencia de transportes alternativos.

Ello, unido al "error político" que supuso la falta de inversión de las administraciones, provocó que paulatinamente fueran desapareciendo la práctica mayoría de las líneas de tranvía españolas, hasta el punto de que a principios de los años setenta sólo quedaban en servicio el Tramvia Blau de Barcelona y el Tranvía de Sóller (Mallorca), ambos salvados por su condición de reclamo turístico.

El resurgir del tranvía, señala Salmerón, tiene en España una fecha clave: 1994. Fue ese año cuando la ciudad de Valencia puso en marcha la primera línea de su nueva red de tranvías, formada actualmente por más de 20,7 kilómetros de trazado.

Bilbao (2002) y Barcelona (2004) siguieron el ejemplo de Valencia e impulsaron, con casi una década de diferencia, sus propios sistemas tranviarios, algo que también harían en años posteriores urbes como Madrid, Vitoria-Gasteiz (País Vasco), Murcia, Parla (Madrid), Santa Cruz de Tenerife o Sevilla.

Actualmente son diecisiete las redes tranviarias que funcionan en toda la geografía española, desde el clásico tranvía turístico de A Coruña hasta las nuevas redes del Trambaix y el Trambesòs de la capital catalana, que previsiblemente serán convertidas en una gran red de ámbito metropolitano mediante la nueva conexión por la Diagonal.

No obstante, hay una veintena de proyectos ya en ejecución, como los que han impulsado Zaragoza o las ciudades andaluzas de Granada, Jaén, Málaga, Alcalá de Guadaira y Dos Hermanas (todas ellas a inaugurar en 2011), o en estudio con el proyecto avanzado, como es el caso de Toledo, Santander, Leioa, Córdoba, Almería y Huelva.

En pleno siglo XXI, pues, los tranvías viven un nuevo "renacer", según Carles Salmerón, que estima que a medio plazo el número de tranvías en funcionamiento en España se duplicará y superará ampliamente la treintena.

"Lo mejor está todavía por venir, ya que durante los próximos años está prevista la construcción de decenas de nuevas redes de tranvías por toda Europa", subraya el historiador.

Varios son los factores que han contribuido a que el tranvía haya vuelto a ser un medio de transporte de referencia, pero han tenido un peso especial el progresivo colapso de la circulación viaria y la asunción, por parte tanto de los gobiernos como de la sociedad, de la necesidad de desarrollar un nuevo modelo de movilidad más sostenible.