Público
Público

¿Cómo pueden reducirse los partos electivos tempranos?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Es común que las mujeres queeligen cuándo tener a sus bebés lo hagan apenas el feto llega atérmino, a pesar de la recomendación de esperar un poco más.Ahora, un nuevo estudio revela que endurecer las políticashospitalarias reduciría esa práctica.

Un embarazo suele durar 40 semanas y todo parto entre lassemanas 37 y 41 es a término. Los embarazos que duran 42 o mássemanas son considerados "post término".

Pero aunque los bebés que nacen en las semanas 37 o 38 sonsanos, tienen más riesgo de sufrir complicaciones que los quenacen más adelante. Esos bebés pueden tener, por ejemplo,problemas respiratorios porque sus pulmones aún no están deltodo maduros.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG)se opone a la inducción del trabajo de parto o la cesáreaelectivos antes de la semana 39 semana de embarazo. Pordefinición, los partos electivos no tienen una justificaciónmédica.

Aun así, son una práctica común (en el 10-15 por ciento delos partos en Estados Unidos) porque el riesgo absoluto decomplicaciones para el bebé es bajo, explicó el doctor StevenL. Clark, autor principal del estudio y director médico de losServicios Clínicos para Mujeres y Niños de Hospital Corporationof America (HCA).

Pero a nivel nacional, indicó que hasta un pequeño aumentodel riesgo de complicaciones en los recién nacidos se traduceen un problema importante de salud pública. Agregó que inducirel trabajo de parto en las semanas 37 o 38 eleva la posibilidadde que una mujer necesite cesárea porque el cuello uterino noestaría listo aún para dilatarse lo suficiente.

El nuevo estudio, publicado en American Journal ofObstetrics & Gynecology, es el primero que analiza cómo reduciresa práctica.

Para eso, 27 hospitales de HCA en 14 estados eligieron unade tres políticas: un enfoque "duro" con la prohibición departos electivos antes de la semana 39 con personal autorizadoa rechazar programarlos; una política "flexible" con laprohibición de los partos tempranos electivos, pero la decisiónfinal en cada médico, y un enfoque "educativo" sin prohibiciónformal y confianza en los médicos para modificar la práctica.

En dos años, el enfoque más duro demostró ser el másefectivo. En los siete hospitales que lo habían adoptado, latasa de partos electivos bajó del 8 a menos del 2 por ciento detodos los nacimientos.

En tanto, con el enfoque "flexible", la tasa se redujo del8 al 3 por ciento, mientras que con el enfoque "educativo", latasa disminuyó del 11 al 6 por ciento.

"Esto demuestra que existe una forma de reducir estapráctica", dijo Clark, que opinó que los resultados pueden serun modelo para otros sistemas hospitalarios preocupados enreducir los partos tempranos electivos.

El equipo de Clark también identificó beneficios para losrecién nacidos. En todos los hospitales, la reducción de latasa de partos electivos proporcionó un 16 por ciento menosingresos a la unidad de terapia intensiva neonatal.

FUENTE: American Journal of Obstetrics & Gynecology, online9 de julio del 2010