Público
Público

El reflujo ácido puede alterar el sueño, aun sin síntomas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

El reflujo ácido crónicosuele despertar a la gente de noche, aunque no produzcasíntomas, según sugirió un nuevo estudio.

Un equipo que analizó a 39 adultos con la enfermedad porreflujo gastroesofágico (ERGE) y a nueve sin el trastorno,reveló que quienes sufrían la condición tendían a despertarsecon más frecuencia, un promedio de tres veces, en comparacióncon el grupo sano, cuyo sueño se interrumpió menos de 2 veces.

Esas perturbaciones estaban asociadas con el reflujo, segúnuna prueba nocturna realizada con una sonda en el esófago.

Pero la mayoría de esos episodios no ocurrían por lapercepción de los síntomas de pirosis: los pacientes sintieronesa sensación de quemazón sólo el 16 por ciento de las vecesque se despertaron.

Aunque el estudio fue pequeño, los resultados sugieren quela ERGE influiría en la alteración del sueño más de lo pensado,según el doctor Ronnie Fass, jefe del Servicio deGastroenterología del Sistema de Salud de Asuntos Veteranos deArizona del Sur, en Tucson.

Fass señaló que cuando los médicos evalúan a los pacientespara identificar la ERGE nocturna, suelen indagar sobre lossíntomas. Sin embargo, el nuevo estudio indicó que "algunosdespertares serían asintomáticos, pero otros no", dijo.

Por eso recomendó que las personas con ERGE comuniquen asus médicos si se despiertan con frecuencia durante la noche,aunque no sientan esa sensación de quemazón característica.Luego, agregó, deberían registrar si el buen manejo de la ERGEmejora su calidad de sueño.

El control incluye adelgazar, si es necesario, evitaralimentos que causan síntomas e ingerir comidas más pequeñas ymás frecuentes. Para los problemas nocturnos, se recomiendaelevar la cabeza de 15 a 20 centímetros del colchón con bloquesde madera debajo de las patas de la cama.

Los fármacos para aliviar los síntomas incluyen losantiácidos y los llamados bloqueadores H2, como ranitidina(Zantac) y cimetidina (Tagamet). Otra clase de medicamentos,llamados inhibidores de la bomba de protones (IBP), ayudan aprevenir las crisis de reflujo ácido, en especial en personascon ERGE grave.

Los resultados del estudio, publicado en ClinicalGastroenterology & Hepatology, surgieron de 39 adultos demediana edad con ERGE que, durante los tres meses previos,habían tenido por lo menos tres crisis de pirosis por semana, yde 9 adultos saludables.

Los usuarios de bloqueadores H2 suspendieron los fármacospor lo menos tres días antes de ingresar al estudio, y losusuarios de IBP suspendieron la terapia tres semanas antes.

El 90 por ciento de los pacientes con ERGE se despertaronpor lo menos una vez durante la noche y la mayoría de esosepisodios (52 por ciento) estuvieron asociados con el reflujoácido. En el grupo sano, el 78 por ciento se despertó por lomenos una vez, pero por otras causas.

Para el equipo, una posibilidad es que la actividad delsistema nervioso que estimula el reflujo despierte al pacienteantes de sentir el reflujo.

Se desconoce también por qué esas crisis no generaríansíntomas; una teoría es que el sueño podría reducir lasensibilidad del esófago al ácido estomacal.

FUENTE: Clinical Gastroenterology & Hepatology, online 31de mayo del 2010.