Público
Público

La reforma de los bancos británicos se aplaza a 2019

Se les obligará a separar la banca de inversiones de la actividad dedicada a la economía real

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los bancos británicos tendrán hasta 2019 para aplicar la reforma del sistema financiero propuesta ayer por la comisión Vickers y aceptada de inmediato por el Gobierno. La fecha límite es superior a la esperada, aunque el Gobierno no descarta incluir algunos elementos en otra ley que ya ha iniciado sus trámites parlamentarios.

El coste calculado para los bancos será de entre 4.600 millones de euros y 8.100 millones, menos de los 11.000 citados por los medios.

La reforma impone cortafuegos internos en la estructura de los bancos que separen la banca de inversiones de la banca tradicional (depósitos, créditos a particulares y empresas e hipotecas) que se vuelca en la economía real. Cada sector tendrá su propio capital y consejo directivo. La parte de banca comercial deberá tener un porcentaje de capital sobre sus activos mayor que los nuevos mínimos internacionales.

El trasvase de fondos de una zona a otra estará limitado. La banca comercial sólo podrá prestar a la banca de inversiones al mismo interés que a una entidad exterior, y de forma que eso no le haga superar los niveles de riesgo considerados mínimos.

La intención de la reforma es que un futuro desastre del área especulativa de los bancos no arrastre consigo al resto de la entidad financiera y obligue una vez más al Gobierno a utilizar fondos públicos en el rescate de instituciones básicas en la economía.

'No se trata de acabar con los grandes bancos globales, sino de hacer que sea más fácil en una crisis encontrar una solución', dijo el ministro de Hacienda, George Osborne. 'Los costes deben recaer sobre los accionistas y los compradores de deuda, nosobre los pequeños ahorra-dores y los contribuyentes', agregó.

Todas las precauciones son pocas. Los activos de la industria financiera suponen el 500% del PIB británico. Sólo Islandia, Irlanda y Suiza tienen un porcentaje mayor, recordó Osborne.

Los mercados recibieron la noticia sin inmutarse. La daban por descontada, lo que hizo que las acciones de los bancos no se vieran muy perjudicadas.

Es muy posible que el Gobierno apruebe en esta legislatura cambios inmediatos propuestos en la reforma, como hacer que sea más fácil cambiar de banco, una tarea titánica ahora.