Público
Público

La reforma en la casa cueva de Freila carecía de medidas de seguridad, según UGT

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La reforma del techo de la casa cueva que se ha derrumbado hoy en la localidad granadina de Freila, en la que han fallecido dos obreros, carecía de las medidas de seguridad obligatorias como el apuntalamiento, según ha denunciado el sindicato de la UGT.

El secretario general de MCA-UGT, Francisco Ruiz-Ruano, ha explicado a Efe que tras el informe técnico que han desarrollado sobre el lugar del siniestro han concluido que la obra no tenía apuntalado el techo sobre el que iban a trabajar los dos obreros lo que, añadido a la humedad acumulada, "ha provocado su desprendimiento".

Según Ruiz-Ruano la obra se paralizó hace una semana con la finalidad de que la humedad se secara y aunque los dos trabajadores fallecidos han acudido hoy a la casa cueva creyendo que ya no había impregnación "lo cierto es que esta no había desaparecido".

El portavoz sindical ha denunciado que la empresa "no ha tomado las medidas oportunas, por lo que se trata de una negligencia" y se ha preguntado si la entidad carecía del proyecto geotécnico que es "fundamental en este tipo de obras".

Ruiz-Ruano ha adelantado que acudirán a los tribunales como acusación particular si se confirma el informe técnico elaborado por el organismo sindical.

Los dos obreros se encontraban proyectando hormigón cuando, por motivos que se desconocen, el techo se les ha venido encima quedando sepultados bajo los escombros y de los que han tenido que ser rescatados sin vida por los bomberos de Baza.

Según ha explicado a Efe el alcalde de Freila, Abelardo Vico, la vivienda está compuesta por dos plantas, siendo la superior en la que se ha producido el accidente, que no ha afectado al resto de la estructura del inmueble.

El regidor ha explicado que hace unos años este inmueble fue rehabilitado en su estructura, aunque ha manifestado que desconoce si la parte que se ha derrumbado hoy fue reformada entonces.

Por otra parte, el Ayuntamiento de la localidad granadina de Castril ha decretado tres días de luto tras la muerte de estos trabajadores, que eran residentes en el municipio situado al Norte de la provincia, en el que "existe una gran conmoción porque ambos eran muy apreciados", ha explicado el alcalde de la localidad, Juan López Ródenas.

Los cadáveres de los fallecidos, identificados como A.O.O., de 38 años, y J.M.S.L., de 42, han sido trasladados al Instituto Anatómico Forense donde se les practicará la autopsia para ser velados posteriormente en las dependencias del Ayuntamiento de Castril, que ha habilitado una sala como capilla ardiente.

En lo que va de 2009 han fallecido diez personas en accidentes laborales en Granada, de los que tres se han producido en el sector de la construcción.