Público
Público

La reforma laboral gana adeptos

Zapatero apuesta por medidas que generen empleo de calidad, dentro del Diálogo Social. El Banco de España asegura que con reformas "profundas" habrá más empleo, aun con bajo crecimiento del PIB. El Gobierno critica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La posición del Gobierno sobre la reforma laboral comienza a girar. Las perspectivas desfavorables en el empleo, a pesar de la posible recuperación económica, y el reciente debate sobre medidas como el reparto del tiempo de trabajo y el llamado modelo alemán parecen haber generado un caldo de cultivo favorable para abordar propuestas de cambio en el mercado de trabajo español. Hay coincidencia en la necesidad de reformar las estructuras laborales, pero hay matices importantes entre las propuestas que se están poniendo sobre la mesa.

El propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se muestra partidario de realizar cambios en el ámbito laboral, siempre dentro del Diálogo Social que han retomado los sindicatos y los empresarios, y no de forma unilateral. 'Hay una mejor voluntad para llegar a un acuerdo antes del verano, y hay que intentar preservarla. Debemos avanzar en medidas que favorezcan la confianza de las empresas y generen empleo de calidad', aseguró, en un acto organizado por la revista británica The Economist.

En el mismo foro, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, insistió en la necesidad de abordar actuaciones para que el empleo que se genere en España sea estable, 'y esto sólo será posible con el apoyo de todos los agentes sociales'.

Al mismo tiempo que hablaba el presidente, en el Senado, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, apremió a abordar 'reformas profundas', especialmente en el ámbito laboral, pues, de no hacerlo, la recuperación será lenta y con más paro. Ordóñez, que no habló expresamente del despido, aconsejó 'innovar' en las modalidades de contratación y reformar la negociación colectiva. Luego, en declaraciones en los pasillos a los periodistas, el gobernador aseguró que con reformas laborales 'importantes' se podrá crear empleo con poco crecimiento del PIB, y se declaró 'muy contento' por el cambio del Gobierno y los sindicatos en torno al mercado de trabajo.

El presidente del BCE, Jean Claude Trichet, también habló en Madrid de la reforma laboral. En una comida organizada por la Asociación de Mercados Financieros, Trichet insistió en hacer cambios en el mercado de trabajo para ajustar los salarios a la productividad y ganar competitividad, e hizo suyos muchos de los mensajes del gobernador del Banco de España, sobre la reforma de la negociación colectiva. El presidente del BCE urgió a reforzar la formación continua en las plantillas, una apuesta que, cree, sólo se logrará si los contratos 'están bien diseñados' (esto es, si la mano de obra temporal, como se concibe actualmente, desaparece).

Los sindicatos respondieron a las propuestas de Ordóñez y Trichet. UGT, en una nota, rechazó las recetas de las autoridades financieras, que, en su opinión, supone 'apretar más las tuercas a los trabajadores'. El sindicato señaló que 'sí apoya cambios, pero para mejorar la situación de nuestro mercado de trabajo', sobre todo en la temporalidad.

Un flanco pendiente para la recuperación económica es el del crédito, una variable que, según reconoció Fernández Ordóñez, tendrá tasas de variación 'exiguas, incluso negativas'. Zapatero también reconoció que el crédito para empresas y familias está en este momento en tasas de crecimiento 'prácticamente cero', y avanzó que la reforma del sector financiero será uno de los principales objetivos de la Ley de Economía Sostenible.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, propuso ayer que las entidades financieras que reciban ayudas públicas del Fondo de Reestructuración Financiera y Ordenación Bancaria (FROB) pongan a la venta todo su ‘stock’ de viviendas, para dinamizar el mercado inmobiliario. “Deben sacar al mercado todas las viviendas a un precio considerablemente más barato que el de mercado”, pidió. Rajoy defendió, además, una reforma laboral en cuatro áreas: intermediación, formación, dualidad de los contratos y negociación colectiva.