Público
Público

La reforma laboral menos negociada de la democracia

A un día de aprobar la norma, el Gobierno no tiene previstas reuniones con los agentes sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mañana se presentará tras el Consejo de Ministros la reforma laboral impulsada por el Gobierno. A un día de su aprobación, los sindicatos, esos a los que la Constitución en su artículo 7 reconoce la capacidad para defender los intereses de los trabajadores, desconocen qué se aprobará. 'Un hecho insólito en la historia de la democracia, no había pasado con los gobiernos del PSOE ni con los del PP', dice Toni Ferrer, Secretario de Acción Sindical de UGT. El responsable de comunicación de CCOO se mostraba algo más optimista: 'Creo que algo nos dirán antes'. Sin embargo, desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social confirmaron ayer que no tienen en la agenda reuniones con los agentes sociales. Otro experto cercano a procesos de reforma anteriores mostraba su sorpresa: 'Es la primera vez en la historia constitucional que no se ha abierto un proceso de diálogo'.

El hermetismo del Gobierno frente a los agentes sociales contrasta con su actitud durante las semanas previas a la reforma financiera. Entonces, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, se reunió con los dirigentes de las cajas y de los bancos que se verán afectados por la reforma, aunque tampoco les trasladó todos los detalles.

Hoy, en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, que preside Mariano Rajoy, se deberán aprobar los detalles sobre la forma que tomará el texto que se aprobará el viernes. Hasta ahora, lo único que se ha conocido de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, es que, según explicó en su comparecencia en la comisión de empleo el martes, no habrá minijobs ni se plantea la implantación de un contrato único como había propuesto Guindos.

Báñez sí habló de la introducción de soluciones para luchar contra el paro juvenil, la creación de un contrato estable a tiempo parcial 'con sueldos razonables' o de aprovechar la experiencia de las compañías de colocación para superar lo que se consideran ineficiencias del INEM a la hora de encontrar trabajo a los desempleados. Mejorar los incentivos para la contratación reduciendo el fraude para que las medidas sean más eficientes fue otra de las propuestas que realizó la ministra sin aportar una concreción mínima para conocer el efecto que tendrá sobre el trabajo esta reforma.

Ayer, la Ser informaba sobre la posibilidad de que la reforma laboral sustituyese por un contrato con indemnización de 33 días por año el indefinido ordinario actual que paga 45. Desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, no se quiso confirmar ni desmentir la noticia y se remitió a la rueda de prensa del Consejo de Ministros.