Público
Público

Un regalo de cumpleaños para una "fea" elefanta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Petita', la elefanta del parque Terra Natura (Benidorm) cuya historia de discriminación llegó a los medios de comunicación, ha celebrado hoy su 39 cumpleaños degustando un helado de 70 kilos junto a su única amiga, 'Kaisoso', una hembra que siempre ha buscado su integración en la manada.

La historia de 'Petita' comenzó mal al nacer. Su poco peso y su constitución -los huesos de su mandíbula y la órbita craneal están muy marcados, y sus patas son excesivamente largas- no se ajustaban a "los cánones de belleza" de los elefantes.

Con 34 años y 2.900 kilos de peso, esta elefanta llegó en 2006 al parque de la naturaleza de Benidorm y, para desgracia suya, recibió el rechazo de la manada.

A veces, según relatan sus criadores, tuvo que correr para evitar las agresiones de algunos machos que la repudiaron y optaron por seleccionar a las hembras más sanas para relacionarse y procrear, como "Tania", "Yasmin" y "Motki", las más "guapas" de la manada y cuyos pesos se aproximan a los 4.000 kilos.

Marginada por sus congéneres al ser considerada "un ejemplar débil", 'Petita' pasó mucho tiempo sola hasta que otra hembra, "Baby", la aceptó como amiga, su única amiga.

Sin embargo, fue con esta última con la que tuvo otra decepción de cariño. Poco a poco, "Baby" también se alejó de ella.

Pero el destino no iba a ser tan cruel.

"Kaisoso", una elefanta procedente de Birmania que ha coincidido en Terra Natura con dos elefantas amigas de su infancia, "La Grande" y "Momo", la fue introduciendo en la manada e incluso hizo de celestina para que "Petita" tuviera una relación de amor con un macho, "Luka", de cinco toneladas y media de peso.

A partir de entonces, "Petita" y "Kaisoso" han seguido siendo amigas y ambas han celebrado hoy el cumpleaños de la primera degustando un helado de 70 kilos de fruta y verdura que sus cuidadores le han regalado.

Además de ser un entretenimiento para estos animales, este helado les ha permitido refrescarse y soportar las elevadas temperaturas estivales que registra la provincia de Alicante.

Tras partirlo en dos, ambas elefantas han introducido los helados en la charca para disolverlos y han degustado el manjar entre juegos y muestras de cariño.