Publicado: 24.06.2014 07:00 |Actualizado: 24.06.2014 07:00

Regalo fiscal de ocho millones de Montoro a los jefes del Ibex

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los contribuyentes españoles que perciben rentas más altas están de enhorabuena porque la rebaja fiscal anunciada por el Gobierno de Mariano Rajoy les beneficia muy especialmente. La reducción del tipo marginal máximo del IRPF, que en dos años pasará del 52% al 45%, supone un fuerte ahorro para los contribuyentes con ingresos anuales superiores a los 300.000 euros.

En ese grupo figuran los treinta consejeros mejor pagados del Ibex 35, que en 2013 cobraron en conjunto 115,5 millones, según datos de la CNMV que no incluyen las aportaciones realizadas a sus fondos de pensiones. La retribución media ascendió a 4,1 millones de euros, aunque hubo algunos que superaron con creces los siete millones, como Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

De acuerdo con los datos de la CNMV, Sánchez Galán fue el ejecutivo mejor pagado de la Bolsa española durante el pasado ejercicio, siempre sin tener en cuenta los fondos de pensiones. Si se suma este concepto, lidera el ránking Pablo Isla, presidente de Inditex, el grupo textil fundado por Amancio Ortega, con una remuneración total de casi nueve millones de euros. César Alierta (Telefónica), que tuvo un sueldo de 5,81 millones en 2013; Willie Walsh (IAG), con 5,80; Rafael del Pino (Ferrovial), con 5,34), y Francisco González (BBVA), con 5,17, también ocupan puestos destacados en el pelotón de cabeza. Lo cual les permitirá sacarle un partido particularmente notable a la rebaja del IRPF que entrará en vigor el 1 de enero del año próximo.

Atendiendo a estas retribuciones, los treinta consejeros mejor pagados del Ibex 35 ahorrarán 5,7 millones por la reducción del 52% al 47% en el tipo máximo del IRPF prevista para 2015, a razón de 173.000 euros por cabeza. Cuando en 2016 se aplique la segunda fase de la rebaja (del 47% al 45%), su tributación conjunta por el impuesto sobre la renta disminuirá otros 2,4 millones, con una media de 97.000 euros adicionales.

Por lo tanto, en las dos etapas, el beneficio de los nuevos tipos del IRPF para tan destacados miembros de la élite empresarial sobrepasará los ocho millones y cada uno dejará de contribuir a Hacienda alrededor de 270.000 euros anuales. La diferencia respecto a las rentas más bajas es brutal, toda vez que, en el mejor de los casos, los cambios anunciados por Rajoy les eximirán de pagar 885 euros al año; es decir, 300 veces menos que a los jefes del Ibex.

Muchos de estos altos ejecutivos ya obtienen grandes ventajas gracias a la ingeniería fiscal y, particularmente, a las sicavs, que les permiten atenuar de forma espectacular la contribución a Hacienda por los rendimientos de sus patrimonios.