Público
Público

Los rehenes en manos de Al Qaeda están dispersos en Malí, según Touré

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los cinco rehenes franceses y los dos africanos secuestrados por Al Qaeda en el Magreb (AQMI) el pasado mes de septiembre han sido dispersados por sus captores en el este de Mali, según su presidente, Amadou Tumani Touré.

"Los secuestradores han repartido a sus rehenes en varios grupos. Nunca cenan donde han comido y se desplazan rápidamente", señaló en una entrevista publicada hoy por el diario francés 'Le Parisien' Touré, que reconoció que "nunca hemos llegado a saber exactamente dónde se encuentran".

Razón por la cual "una intervención de las fuerzas especiales correría el riesgo de poner en peligro" la vida de las siete personas que trabajaban en una mina de uranio del grupo francés Areva en Arlit, al noreste de Níger, secuestradas en la noche del 15 al 16 de septiembre.

El presidente maliense señaló que para sacar adelante la negociación con AQMI se tienen que aunar "esfuerzos e iniciativas de varios países" y hacerlo "con discreción".

Tras reiterar el apoyo de su país a esos esfuerzos, admitió que "los contactos son casi imposibles con esta banda. Hay que pasar por intermediarios y hay tantos que nunca se sabe cuál es el bueno".

'Le Parisien', sin citar fuentes, señaló que la liberación en agosto pasado de los dos rehenes españoles que habían estado en manos de Al Qaeda en el Magreb fue posible por el pago de un rescate de entre ocho a diez millones de euros, dos de los cuales fueron a parar a los intermediarios en forma de comisiones.

Preguntado por la amenaza que supone AQMI, Touré explicó que desde el punto de vista militar, se exagera su reputación: "no tiene tantos efectivos como se dice".

"Pero la amenaza no es sólo militar, es también ideológica y ahí nadie conoce los límites", argumentó.

El jefe de Estado de Mali lamentó que "el problema fundamental de la banda del Sahel es el déficit de cooperación entre los Estados" y mostró su respaldo a la iniciativa argelina de constituir un Estado Mayor en Tamanrasset: "nos falta organizar y planificar nuestras operaciones militares".

El pasado jueves, el jefe de AQMI, Abdelmalek Droudkel, en un mensaje dirigido a Francia señaló que la negociación para liberar a los rehenes se tiene que llevar a cabo con el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, y que París tiene que comunicar un calendario de retirada de sus tropas de Afganistán.

Estas exigencias se hicieron públicas la víspera del inicio de la OTAN de Lisboa donde se aborda la estrategia en Afganistán.

La ministra francesa de Asuntos Exteriores, Michèle Alliot-Marie, replicó que "Francia no puede aceptar" que se le dicte su política desde el extranjero, al tiempo que aseguró que su Gobierno "hace todo lo que está en su poder para que todos los rehenes, estén donde estén, sean liberados sanos y salvos".