Público
Público

Reig Plá compara derogar la ley del aborto con abolir la esclavitud

El obispo de Alcalá de Henares advierte de que los niños "dudan de su sexualidad por ideologías en la enseñanza"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El obispo de Alcalá de Henares y presidente de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Reig Pla, ha asegurado que el día que se deroguen las leyes que en España permiten el aborto será un día de 'grito por la libertad' como cuando se abolió la esclavitud. 'Que un día, ojalá sea pronto, podamos decir que todas las leyes que en España permiten la muerte de seres inocentes en el seno de sus madres o todas aquellas que puedan por acción u omisión promover la muerte de ancianos o enfermos, al final, van a ser abolidas en España. Ese día sería un día de grito de libertad como el día que se aprobó la abolición de las leyes de la esclavitud', ha precisado durante la presentación del Encuentro Internacional por la Vida que se celebrará este fin de semana en la Universidad CEU San Pablo.

Además, ha asegurado que la batalla contra el aborto y contra todas las leyes que permiten la muerte del no nacido, puede ser tan larga como la de la abolición de la esclavitud, pero confía en que, al final, vencerá la 'cultura por la vida'. No obstante, ha precisado que el paradigma cultural actual 'no favorece precisamente el respeto a la dignidad de la vida humana desde el momento de la fecundación hasta la muerte natural' y, en este sentido, ha citado tres leyes que 'amenazan la vida humana en España' como son: la Ley de Reproducción Asistida y de Investigación con Embriones; la ley de Investigación Biomédica; y la Ley orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo que, a su juicio, 'socavan, minan' el Estado de Derecho.

Concretamente, de esta última ley, ha denunciado que habla de 'derecho' al aborto y se utiliza un 'lenguaje trampa' pues 'habla de la interrupción del embarazo pero no se interrumpe nada sino que se aborta la posibilidad' y 'de derecho a decidir cuando lo que se decide es la muerte de un inocente'. Frente a estas leyes, ha citado dos 'buenas noticias' como la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo a favor de la exclusión de los embriones como fuente de células madre para la investigación de octubre de 2011 y la resolución del Consejo de Europa en contra de la eutanasia de enero de 2012.

Reig Plá ha precisado que, en una sociedad en la que, a su juicio, la voz que defiende la vida 'no es una voz escuchada', en la que partidos políticos y sindicatos, a veces junto a medios de comunicación 'no quieren favorecer' la cultura de la vida, 'cualquier cambio' en la legislación española será 'un paso' y 'si se da, bienvenido sea'. 'Porque un día queremos gritar juntos 'libertad, por fin la vida va a ser respetada'', ha apostillado.

'Una sociedad no se organiza para matar sino para defender y proteger la vida y por tanto si mantenemos la hipocresía de leyes que atentan contra la vida naciente o terminal o permitimos estados de pobreza y de miseria que destruyen la vida humana, la vida de las familias, no estamos en la buena dirección. Queremos generar una cultura de la vida para que los matrimonios puedan custodiar desde el amor a sus hijos, los enfermos sean custodiados, los niños no sean maltratados, las mujeres no sean maltratadas y desaparezca la lacra del terrorismo si es que queda algo', ha remarcado.

Sobre el sufrimiento de las mujeres que interrumpen su embarazo, Reig Plá ha asegurado que muchas desarrollan el síndrome del postaborto y que incluso acuden personas con 70 años 'que no se han podido quitar nunca ese sufrimiento' o 'chicas que han abortado siete, ocho y hasta diez veces y que están destrozadas'. Por eso, considera que 'el gran movimiento por la vida en España tiene que nacer de las mujeres'.

El obispo de Alcalá de Henares también ha dicho que en los colegios los niños se plantean su condición sexual por ciertas ideologías que se han introducido en el ámbito de la enseñanza. Siguiendo con las reflexiones que planteó en su Homolía de la Semana Santa del año pasado, Reig Plá insistió en que esa duda 'puede llevar a que uno pruebe si es de una manera o de otra'. Asimismo, ha dicho que, 'probando', los chicos pueden 'llegar incluso a prostituirse' porque 'la prostitución existe' y los niños 'llegan a ser utilizados por otros'; 'eso existe y existe en Madrid, donde estaba predicando', ha enfatizado.