Público
Público

La reina asiste a Cumbre del Microcrédito con expertos de más de cien países

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La reina viaja hoy a Valladolid para participar en las tres primeras jornadas de la Cumbre Mundial del Microcrédito, una iniciativa auspiciada por doña Sofía en la que casi 2.000 delegados de más de un centenar de países fomentarán el uso de estos préstamos como instrumento de lucha contra la pobreza.

Tras presidir mañana la ceremonia de apertura en el Centro Miguel Delibes, la reina, que participa activamente desde hace 15 años en el impulso del sistema de microfinanzas para mejorar las condiciones de vida de millones de personas sin recursos, asistirá a las sesiones de trabajo de la cumbre durante tres días y presidirá varios actos culturales e institucionales relacionados con esa cita.

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, acompañarán a doña Sofía en la ceremonia inaugural, en la que intervendrán el director de la Campaña de la Cumbre del Microcrédito, Sam Daley-Harris, y el economista bangladeshí Mohamed Yunus, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2006.

Yunus, considerado como el artífice de la revolución del microcrédito, creó en 1976 el Grameen Bank para prestar dinero en condiciones muy favorables a personas que no tienen acceso a créditos bancarios tradicionales, y doña Sofía se interesó por el trabajo de esta entidad en 1992, durante un encuentro de mujeres rurales organizado en Bruselas.

Desde el viaje a Bangladesh que realizó en 1996 para conocer en detalle este sistema de ayudas, la reina participa activamente en las cumbres globales y regionales de las microfinanzas, así como en los foros internacionales sobre este instrumento financiero, y ha forjado una gran amistad con Yunus, que considera a doña Sofía "la mejor embajadora de los microcréditos en el mundo".

Los organizadores de la cumbre confían en que la cita de Valladolid impulse cambios profundos que permitan avanzar hacia el cumplimiento de las dos grandes metas de la campaña para 2015: que 175 millones de las familias más pobres del mundo, especialmente las mujeres, reciban créditos para financiar el autoempleo y que 100 millones de esas familias logren unos ingresos diarios de un dólar.

Además, los participantes en la cumbre promoverán la creación de un Sello de Excelencia en Microfinanzas que servirá tanto para reconocer la contribución de aquellas instituciones que más se esfuerzan en ayudar a las familias a salir de la pobreza como para motivar a las organizaciones que colaboran con la campaña para que extiendan su actividad a una parte mayor del mercado.

En 2010, más de 687 millones de personas se beneficiaron de la concesión de pequeños préstamos en todo el mundo, lo que supone un incremento anual del 9,3 por ciento, según el último informe anual de la Campaña de la Cumbre del Microcrédito, que muestra cómo el número de familias que recibe una ayuda financiera de este tipo se ha multiplicado por 18 en los últimos trece años.

En lo que respecta a la implicación de España, desde que en 1998 inició sus actuaciones en este terreno a través del Fondo para la Concesión de Microcréditos, este país ha formalizado préstamos por un importe próximo a los 750 millones de euros, que han beneficiado a más de 2,5 millones de familias de naciones en desarrollo.

Entre los diversos debates y talleres a los que acudirá las tres primeras jornadas de la cumbre -cuyas actividades continuarán hasta el viernes-, la reina asistirá junto a Yunus a una sesión plenaria dedicada a analizar el papel de la ética en los servicios financieros y participará en dos mesas donde se discutirá la estrategia de la cooperación española en materia de microcréditos.

Asimismo, visitará mañana una muestra de fotografías organizada por UNICEF, mantendrá el martes junto a Yunus un encuentro con 1.200 escolares y se acercará el miércoles a conocer una exposición de Daniel Mordzinski en la que este fotógrafo ilustra con sus imágenes la vida del economista bangladeshí, a quien define como "el banquero de la dignidad".