Público
Público

Otra reina del ladrillo que está a punto de quebrar

Reyal Urbis presenta un preconcurso de acreedores tras registrar pérdidas de 211,3 millones de euros en el primer trimestre de 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Reyal Urbis ha acordado solicitar el 'preconcurso' de acreedores, proceso por el que la inmobiliaria contará con un plazo máximo de cuatro meses para renegociar su deuda de 3.654 millones de euros y tratar así de evitar la antigua suspensión de pagos. La compañía que controla y preside Rafael Santamaría se acoge a la Ley Concursal tras acordarlo por 'unanimidad' en su consejo de administración, según indicó la firma a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, la inmobiliaria indica que 'ha iniciado negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación o, subsidiariamente, para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio en los términos previstos en la citada Ley Concursal'. Reyal solicita el 'preconcurso' después de que no haya fructificado en acuerdo alguno el proceso de renegociación de deuda que inició hace más de año con sus bancos, el tercero que la inmobiliaria ha emprendido desde el inicio de la crisis.

El grupo inmobiliario registró una pérdida neta de 211,3 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supuso incrementar en un 30% sus 'números rojos'. La cifra de negocio cayó un 7,4%, hasta 51 millones de euros.

La empresa nace en 2007 en pleno auge del ladrillazo tras la fusión de de la Inmobiliaria Urbis y Construcciones Reyal, tras la adquisición del 96,41% del capital social de Urbis por parte de Reyal.