Público
Público

La Reina de España llega a Camboya tras una escala en Bangkok

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Reina de España ha llegado esta tarde a la capital de Camboya, Phnom Penh, en una visita de apoyo a la Cooperación española y ha hecho una escala en Bangkok (Tailandia) para dar el pésame al rey de ese país, Bhumibol Adulyadej, por la muerte de su hermana mayor, la princesa Galyani Vadhana.

Doña Sofía, que ha viajado desde Madrid en vuelo regular, estuvo casi dos horas en la capital tailandesa y, en su entrevista con el monarca camboyano, le entregó una carta con un mensaje del Juan Carlos I de España con las condolencias de la Familia Real y del pueblo español.

Galyani Vadhana falleció el pasado 2 de enero tras una larga lucha contra el cáncer, a los 84 años de edad. Según las costumbres budistas y la importancia del muerto, los familiares y monjes acompañan y veneran al finado entre tres y cien días, aunque en ocasiones los velatorios duran años.

En el caso de la princesa, más de 400 obreros trabajarán al menos cuatro meses para construir el Crematorio Real.

Tras la entrevista, Doña Sofía continuó su viaje a Camboya. El avión aterrizó en el aeropuerto de Pochetong, a unos 30 kilómetros de la capital, pasadas las 20,00 horas (hora local), donde le esperaban Somaly Mam y el jesuita Enrique Figaredo, cuyo trabajo en estas tierras conocerá la Reina durante su estancia.

Mañana, a primera hora, comenzará una maratoniana sesión de visitas para impulsar las acciones de la Cooperación española en este país asiático, que pudo volver a sonreír hace quince años, después de décadas de dolor y muerte.

Durante el Gobierno comunista de los jemer rojos de Pol Pot, más de dos millones de personas murieron, entre 1975 y 1979, por la política de exterminio denominada "el enemigo oculto".

Después llegó la invasión vietnamita y no hubo paz hasta que en 1991 intervino Naciones Unidas y en las primeras elecciones ganó el partido monárquico FUNCINPEC y restableció al rey Sihanouk, padre del actual rey Norodom Sihamoni.

Doña Sofía llega así a un país que arrastra años de pobreza y hambruna, en el que el casi el 80 por ciento de sus trece millones de habitantes viven con menos de dos dólares al día, en el que todavía quedan más de dos millones de minas antipersona ocultas en sus tierras, en dónde la prostitución infantil es una de sus peores realidades y la esperanza media de vida es de 57 años.

Desde primera hora de mañana, en una maratoniana jornada, la Reina española conocerá el Centro de Rehabilitación y Formación profesional, que nació por iniciativa de Somaly Mam, en donde se atiende a mujeres y niñas que han sido esclavas sexuales.

Mam fue una de las víctimas de la explotación sexual, hasta que en 1991 fue rescatada por su marido de los burdeles de Phnom Penh.

Según un informe de Naciones Unidas de hace unos años, cuatro millones de mujeres eran vendidas como prostitutas o para matrimonios forzados y dos millones de niñas eran introducidas en el comercio sexual cada año en el mundo.

Además, conocerá otros proyectos de Cooperación, se reunirá con la colonia española y asistirá a la cena que ofrecerá en su honor el rey camboyano.

El Jueves se trasladará al norte del país, a la región de Battanbang, para ver en persona el trabajo de Figaredo con los discapacitados por las minas antipersonas.