Público
Público

La Reina de Inglaterra se queja a los editores por los paparazzi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Reina Isabel de Inglaterra ha escrito a los editores de periódicos y revistas sobre el tema de los 'paparazzi' que se entrometen en la privacidad de la familia real, dijo el domingo el Palacio de Buckingham.

"La carta fue enviada a los editores en respuesta a los muchos años en que la familia real ha sido perseguida por fotógrafos en la propiedad privada de la reina", dijo su oficina de prensa.

No se dieron detalles del contenido de la carta "privada y no para la publicación", enviada por un abogado real a nombre de la reina, o sobre cuándo fue enviada.

Pero el diario Sunday Telegraph dijo que la monarquía ahora está lista para adoptar medidas legales si los fotógrafos toman imágenes de ellos mientras están fuera de su agenda.

Señaló que podrían demandarles por violación a la privacidad o tomar medidas bajo las leyes de protección contra el acoso.

Los miembros de la familia real sienten que tienen el derecho a la privacidad cuando asisten a sus actividades privadas diarias", dijo Paddy Harverson, portavoz del Príncipe Carlos, hijo de la reina.

"Reconocen que existe un interés público sobre ellos y lo que hacen, pero no creen que esto se extienda a fotografiar las actividades privadas de ellos o sus amigos", agregó.

La familia real ha tenido una relación tensa con los medios durante mucho tiempo, especialmente después de la muerte de la primera esposa del Príncipe Carlos, la Princesa Diana, en un accidente de tráfico en París en 1997 mientras era perseguida por fotógrafos.

En los últimos años, el hijo mayor de Diana, el Príncipe Guillermo, y su novia Kate Middleton han sido blanco de la prensa y de los fotógrafos de revistas.

Tomar acciones legales llevaría a la familia real tras los pasos de la Princesa Carolina de Mónaco, que consiguió 10.000 euros como compensación en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo en 2005 por unas fotos publicadas en la prensa alemana de ella y su familia.

El tribunal respaldó los alegatos de Carolina sobre que las fotografías violaban el derecho a la intimidad.

La primera prueba sobre la nueva postura de la familia real británica se presentará más adelante este mes, cuando la reina sea acompañada por otros miembros de la realeza durante su tradicional visita de Navidad a la residencia de Sandringham en Norfolk, en el este de Inglaterra.

En el pasado, fotógrafos independientes han pasado horas en la residencia, cuyos jardines están abiertos al público, con lentes de larga distancia, esperando capturar una imagen de la familia real jugando, destacó el Sunday Telegraph.