Público
Público

El Reina Sofía desvela la obra de Rosa Barba

La artista italiana ingresa en la colección permanente del MNCARS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La artista Rosa Barba (Agrigento, 1972) fue definida el pasado Arco como 'una sorpresa' por Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía. Un calificativo que no resulta extraño porque en España sólo se la había visto en el festival barcelonés de videoarte Loop (2007). A finales de mayo esta 'sorpresa' estará más cercana gracias a la adquisición, por parte del museo, de dos obras que se expondrán a finales de mayo: Waiting Grounds y Western Round Table. 'Es un honor formar parte de un fantástico corpus que sigue creciendo', reconoció a Público la artista.

A pesar de que sus 36 años podrían hacerla más cercana a soportes digitales, el medio de Barba es el cine. Su producción está influenciada por los directores de los sesenta y también por los descubrimientos científicos, la geopolítica y la literatura. Estos contenidos se integran en sus cortometrajes hasta conformar un lenguaje propio, fácilmente reconocible por su singularidad. 'Mi obra tiene un componente muy performativo. La limitación que implica el rollo de película me sirve para construir mi punto de vista y confiere a cada escena un carácter único'.

Paisajes con background

El punto de partida de sus películas estriba en la información que ocultan sus localizaciones. 'Los paisajes que uso son un tipo de documento en el que situar mi ficción', terrenos con mucho background. Por ejemplo, el desierto de Mojave (California), antiguo campo de entrenamiento militar, ahora abandonado; o las casas asentadas en el volcán Vesubio, en una zona de riesgo para la seguridad de sus habitantes. 'Tengo una debilidad por los márgenes y por objetos de remota arquitectura que perdemos de vista', explica.

La crítica coincide en señalar el efecto suspensivo de sus obras, como si trasladaran al espectador a una dimensión atemporal, 'casi mítica', según la comisaria Cecilia Alemani. Un efecto que se deriva del montaje y los fundidos que hace: 'En mis filmes trabajo con la noción de dar y quitar información. Estos gaps dan ritmo a la pieza y ofrecen indicaciones de las capas ocultas de las imágenes, cuya interpretación puede encontrarse en las secuencias vacías'. De ahí que vea al espectador como un elemento integrador de su obra. 'Mi lenguaje visual conduce al mensaje. Navego así en una nueva realidad y observo y comento la Historia desde el futuro. Es una perspectiva en la que invito a entrar y experimentar'.

Algunos sitúan a Barba como una artista que se vale de la modernidad para hablar del pasado, algo que no niega: 'Las nuevas ideas pueden relacionarse con momentos históricos y ofrecen un lienzo de nuevas posibilidades'. Una teoría que probará de nuevo en la Bienal de Arte de Venecia, a partir del próximo junio, y para la que Barba está preparando una 'escultura filmada' de mayor duración que sus anteriores obras.

Entre Alemania e Italia
Nacida en Italia, Barba crecióy se formó en Alemania, a donde su familia emigró por motivos laborales cuando ella erauna niña.

Del cine a la academiaSe formó en Cine y Teatro en Erlangen, para después trasladarse a Colonia y estudiar en la Academy of Media Arts.A lo largo de su trayectoria haido equilibrando su participación en festivales de cine con una progresiva presencia en ferias de arte.

Proyección mediáticaSu inexistente proyección en España contrasta con una carrera aplaudida en EEUU, Canadá, Italia, Alemania, Suiza y Holanda, desde donde le han llovido diversos premios.