Público
Público

El Reina Sofía trae la obra del lituano Narkevicius para ver un nuevo tiempo histórico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una nueva dimensión del tiempo histórico aflora como experiencia en el arte fílmico del lituano Deimantas Narkevicius, del que el Museo Reina Sofía ha presentado hoy la más completa exposición que se le haya dedicado hasta ahora en el mundo, recuperando un nuevo espacio de exhibición.

El artista, nacido en Utena (Lituania) en 1964, expresó hoy su deseo de llegar "de una manera suave" al público español, que no conoce su obra, y se mostró confiado en que sus reflexiones resulten "muy productivas", tanto para el espectador como para él mismo en nuestro país.

La transición en Lituania de una sociedad soviética a un estado independiente y democrático, ha llevado a este artista a resaltar la importancia de entender cómo ha surgido esta nueva dimensión del tiempo histórico.

Su obra, fruto de una generación que ha vivido dos mundos "por haber nacido en un sistema y haber crecido en otro, complejiza nuestra forma de entender el presente y nos enseña cómo pensar el pasado reciente para poder proyectar el futuro", explicó la comisaria Chus Martínez.

El director del Reina Sofia, Borja Villel, declaró que "entre un pasado en el que no nos reconocemos y un presente que no nos gusta, Deimantas nos ofrece sus reflexiones sobre la relación con el tiempo y la memoria", siendo uno de esos artistas "que buscan soluciones poéticas de signo distinto al del mercado o el consumo".

El Reina Sofía, que ha adquirido cuatro obras del artista para su colección, llevará el próximo año esta retrospectiva a Eindohoven (Países Bajos) y Berna (Suiza), según anunció Villel.

La muestra cuenta con un bello montaje visual que integra los espacios recuperados por el museo -en la tercera planta del edificio Sabatini que ocupaba la antigua biblioteca-, donde se presentan, hasta mediados de febrero, doce películas que abarcan casi toda la filmografía del artista, desde Europe 45º-25º19' (1997) hasta The Head (2007).

En los dos posibles accesos, unas instalaciones algo paradójicas juegan con la idea de que "lo que importa es el acontecer del objeto, el lazo de experiencia y emoción que el visitante establece", según la comisaria, ya que no se trata de video-instalaciones, ni de documentos, sino de "un trabajo en cine concebido para pensar el pasado reciente".

Un pasado que "no cuenta una historia única, global, ni homogénea, sino llena de contraposiciones, yuxtaposiciones y distanciamientos -señaló Villel- y donde no queda claro lo que es ficción y lo que es real".

Es también una historia de efectos como el que produce el protagonista de "Solaris", el largo filme dirigido por Andréi Tarkovski en 1972, que Narkevicius retoma en 14 minutos con su visión en "Regreso a Solaris" (2007).

Otros títulos son "Historia (1988), "Se cumple la leyenda" (1999) "Energía de Lituania" (200) "Campesino" (2002, "Scena" (2003), "Una vez en el siglo XX" (2004) "Desaparición de una tribu" (2005), "Matrioskas" (2005),"La cabeza" (2007) y "El efecto bomba dormida" (2008).

Las películas de Narkevicius hablan de la condición postsoviética, de la crisis de identidad (cultural), del colapso de la ideología, de las cuestiones de legado, memoria, utopía, de la autenticidad de la conmemoración, de la relación entre memoria personal y colectiva, entre individuos e historia, señala el autor de uno de los textos del catálogo.