Público
Público

Reino Unido anuncia un paquete de ayuda a las automovilísticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Reino Unido anunció el martes que garantizará hasta 2.300 millones de libras esterlinas (unos 2.460 millones de euros) en préstamos para la industria del automóvil, con el fin de ayudarla a afrontar una caída en la demanda producto de la crisis crediticia.

El estado británico garantizará hasta 1.300 millones de libras en créditos del Banco Europeo de Inversiones y de hasta 1.000 millones de libras adicionales en préstamos para apoyar inversiones que no puedan optar a financiación de la entidad europea, dijo al Parlamento el ministro de Negocios, Peter Mandelson.

Mandelson señaló que Reino Unido tiene algunas de las fábricas más productivas del mundo y que el Gobierno no ofrece un cheque en blanco o subsidios de operaciones.

"Para el futuro, Gran Bretaña necesita una economía con menos ingeniería financiera y más ingeniería real", afirmó, en referencia a los complejos productos financieros que han afectado a muchos bancos.

Una serie de países europeos está estudiando medidas para ayudar a la industria automovilística después de que los efectos de la crisis crediticia y una desaceleración global provocaran un estancamiento de la demanda.

"Cualquier intervención que hagamos estará bien apuntada y ordenada para asegurar que los negocios fuertes y viables que actualmente afrontan dificultades consigan la liquidez y los créditos a corto plazo que necesitan para sobrepasar este difícil período", sostuvo el portavoz del primer ministro, Gordon Brown.

El Gobierno de Italia hablará el miércoles con los fabricantes sobre posibles medidas, mientras que Francia estudia un paquete de ayuda de 6.000 millones de euros.

En Alemania, las perspectivas de la industria parecen mejores después de que el plan de Gobierno por el que emite certificados por un valor de 2.500 euros para todos los compradores de coches nuevos que se deshagan de los vehículos de al menos nueve años, resultase en una ola de clientes en los concesionarios.

El Gobierno de Estados Unidos está siendo presionado para brindar más ayuda para producir vehículos que ahorren combustible. En diciembre, dispuso 17.000 millones de dólares para rescatar a General Motors y Chrysler.