Público
Público

Reino Unido construirá su primera central nuclear desde 1995

Algunos expertos alertan de que el proyecto, liderado por una empresa francesa, puede aumentar el precio de la electricidad a largo plazo. Será la primera planta que se construye en el mundo desde el desastre de Fukushima en el año 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno británico ha dado este lunes luz verde a la construcción de la primera planta nuclear en el Reino Unido desde 1995, tras llegar a un acuerdo con la francesa EDF, que se hará cargo del proyecto nuclear en Somerset, suroeste inglés. Será la primera planta que se construye en el mundo desde el desastre de Fukushima en 2011.

La empresa gala, con la que el Gobierno ha mantenido conversaciones desde hace un año, encabezará un consorcio que incluye a inversores chinos para construir la planta Hinkley Point C. Contará con dos reactores capaces de generar energía, según el Gobierno, a partir de 2023 a seis millones de hogares, lo que equivaldría al doble del tamaño de la capital británica. EDF y también la francesa Areva tendrán juntas al menos el 55% de la central nuclear y los grupos chinos CGN y CNNC dispondrán de una participación.

El primer ministro británico, David Cameron, ha declarado que este proyecto supondrá una inversión de 16.000 millones de libras (19.040 millones de euros) y la creación de 25.000 empleos. 'Por primera vez, una planta nuclear en este país no será construida con dinero del contribuyente británico', ha dicho por su parte el titular de Energía, Edward Davey.

'Es una noticia fantástica para el suroeste y para todo el país. Mientras competimos en una dura carrera global, pone de manifiesto la confianza que hay en el Reino Unido y deja claro que estamos abiertos a hacer negocios', ha enfatizado el primer ministro británico. La central nuclear está destinada a sustituir con el tiempo a las actuales centrales más antiguas. El Gobierno espera que una vez que la planta trabaje al pleno de su capacidad hacia 2030, facilitará el 7% de la demanda de electricidad del Reino Unido y ayudará al país a cumplir con sus metas de reducción de gases que contaminan el medio ambiente. 

Sin embargo, algunos expertos han advertido sobre la posibilidad de que este proyecto puede aumentar el precio de la electricidad a largo plazo. La construcción ha sido criticada por el grupo ecologista Greenpeace, cuyo director en el Reino Unido, John Sauven, ha dicho que Hinkley C 'ha fracasado todas las pruebas, la económica, la del consumo y la medioambiental', y ha alertado de que los consumidores afrontarán facturas más elevadas.

Al tiempo que se conocía este acuerdo, la empresa energética Npower ha anunciado un aumento del precio de la electricidad del 9,3% a partir del 1 de diciembre, mientras que en las últimas semanas British Gas y SSE también han comunicado alzas de más del 8% desde noviembre, lo que ha generado inquietud entre los consumidores en momentos en que muchos empleos sufren una congelación salarial.

El Gobierno estima que Hinkley Point C ayudará a reducir las facturas eléctricas en 75 libras (89 euros) al año en 2030. Sobre el precio que se le pagará a EDF por generar electricidad, el Gobierno y la empresa lo fijaron en 92,50 libras (110 euros) por cada megavatio de energía generada por hora en Hinkley C, lo que supone el doble del actual coste mayorista por electricidad. Davey ha asegurado que se trata de un precio 'competitivo'.

La entrada de la inversión china ha sido posible tras un reciente viaje a Pekín del ministro británico de Economía, George Osborne, donde desveló facilidades para las empresas de ese país que quieran operar en el Reino Unido. De acuerdo con el Gobierno, el grupo EDF y los inversores que participen en el consorcio se harán cargo de financiar el proyecto y los consumidores pagarán por la electricidad que genere a partir de 2023 a través del pago de sus facturas eléctricas.