Público
Público

Reino Unido da a Del Pino dos años para reducir su filial

Ferrovial tendrá que vender en ese plazo tres de sus siete aeropuertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El golpe, por esperado, hizo menos daño, pero Ferrovial -controlada por Rafael del Pino y su familia- tendrá que vender, de forma definitiva y uno tras otro, tres de los siete aeropuertos que tiene en Reino Unido. La Comisión de Competencia emitió ayer el dictamen final después de tres años de larga tramitación que fue algo más positivo de lo que esperaban en los cuarteles de la segunda constructora española, ya que tendrá dos años, quizá prorrogables, y no uno para encontrar compradores.

La consecuencia final es que Del Pino, que apostó en 2006 por Reino Unido -supuestamente el país europeo menos proteccionista frente a los inversores extranjeros- para realizar la mayor compra de Ferrovial y hacerse con BAA, el mayor gestor de aeropuertos del mundo, se ve obligado por las autoridades a reducir esta filial. Con las ventas forzosas, el ex emporio público privatizado por Margaret Thatcher, por el que Ferrovial y sus socios pagaron 15.000 millones de euros perderá un tercio del beneficio operativo (en torno a 330 millones, según las cifras de 2008).

Podrá mantener Edimburgo

La compañía que preside Rafael del Pino ya puso en venta en septiembre el aeropuerto londinense de Gatwick, en un intento de congraciarse con las autoridades. De poco le ha servido porque, tras esta desinversión, tendrá que deshacerse, primero de Stansted (también en Londres, base de Easyjet) y luego de uno de los dos aeropuertos escoceses: Glasgow o Edimburgo. La otra buena noticia del dictamen, aparte del plazo para vender, es que Competencia dejará elegir a Ferrovial, que prefiere deshacerse de Glasgow.

Esto supone que las autoridades han escuchado parte de las plegarias de Del Pino, ya que en un informe anterior Edimburgo era el señalado para la venta. La constructora quiere mantenerlo porque tiene más capacidad de crecimiento que Glasgow y es el que menos pasajeros ha perdido de los siete aeropuertos, un 0,5%, frente al 3% total.

Mientras, Heathrow, la joya de la corona, permanece intocable. Aunque puede haber nuevas zancadillas porque Competencia pide medidas para 'garantizar la mejora de los servicios' en el mayor aeropuerto europeo.

Sin descartar una denuncia

Ferrovial analiza ahora su respuesta a Competencia y no descarta usar la carta de acudir al Tribunal de Apelaciones, aunque, a priori, esto no le beneficiaría. Ayer pidió más plazo al señalar que las ventas pueden ser 'inviables en las condiciones económicas actuales'. La empresa subió un 2%en bolsa al conocerse la noticia pero cayó un 0,61% al cierre.

Mal momento para cerrar operaciones

No puede ser peor momento para vender tres aeropuertos en medio de una crisis mundial y con el sector turístico perdiendo viajeros. El mínimo en el que debería vender Ferrovial los aeródromos de Gatwick, Stansted y Glasgow sería de 4.000 millones, que es el valor de los activos regulados, un baremo que tiene en cuenta los ingresos por las tasas que cobran a las aerolíneas. Pero los interesados deben pagar una prima (exceso sobre el valor mínimo) que, en un periodo de crisis, es difícil de calcular y podría quedarse en niveles muy bajos.

La banca no da dinero por Gatwick

Quedan tres grupos interesados en el aeropuerto londinense de Gatwick: el fondo Global Infrastructure (de Credit Suisse y General Electric), el aeropuerto de Manchester y el fondo de infraestructuras canadiense Borealis, además del fondo de infraestructuras de Citi, el aeropuerto de Canadá y la estadounidense John Hancock Life Insurance. Antes se retiraron la constructora alemana Hochtief, el fondo 3i y Deutsche Bank. Las ofertas rondan los 2.000 millones, pero el problema es que los potenciales compradores no encuentran financiación y tienen de plazo hasta finales de abril. Stansted vale más de 1.400 millones y Glasgow, más de 600 millones.