Público
Público

Reino Unido dejará de utilizar los cheques tras 300 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de más de tres siglos, el humilde cheque parece destinado a convertirse en una reliquia histórica después de que los bancos británicos votaran a favor de eliminarlo progresivamente para ser sustituido por métodos de pago más modernos.

La junta del Consejo de Pagos de Reino Unido, el organismo que establece la estrategia de pagos en Reino Unido, acordó el miércoles establecer una fecha límite, el 31 de octubre de 2018, para eliminar el sistema de cheques. El consejo está compuesto por los principales bancos británicos.

"Existen muchos modos más eficientes de pago que un papel en el siglo XXI, y es el momento adecuado para que la economía en su conjunto coseche los beneficios de su sustitución", declaró Paul Smee, el consejero delegado del consejo, en un comunicado.

El uso de cheques ha descendido de forma drástica en los últimos 10 años, ya que más consumidores transfieren dinero electrónicamente, por débito directo o tarjetas de crédito y débito. El año pasado, se extendieron 3,8 millones de cheques al día en Reino Unido, en comparación con los 10,9 millones diarios en 1990, en su momento de máximo uso, según datos del consejo.

Cuesta alrededor de una libra (1,1 euros) procesar cada cheque.

"La próxima generación probablemente no tendrá nunca una chequera", dijo Addy Frederick, portavoz del consejo.

Pero mientras muchos supermercados, tiendas y gasolineras de Reino Unido han dejado de aceptar cheques, aún son un modo popular de pago entre los mayores, muchos de los cuales encuentran intimidatoria la idea de usar los cajeros automáticos.

"Los chips y las claves son problemáticos para muchos mayores y aquellas personas confinadas en casa y sabemos que 6,4 millones de personas con más de 65 años nunca han usado Internet", dijo Vicky Smith, a portavoz de la ONG Age Concern.

"Sin los cheques, nos preocupa mucho que la gente se vea obligada a guardar grandes cantidades de efectivo en sus casas, siendo vulnerables al robo y el abuso financiero".

Harriet Harman, la número dos del Partido Laborista, dijo el miércoles que las autoridades deben tener cuidado para no discriminar a los mayores al adoptar la decisión.

Los cheques han casi desaparecido en países muy tecnológicos como Suecia o Noruega y su uso está siendo revisado en Irlanda, Sudáfrica y Australia, dijo Frederick al consejo.

El cheque británico más antiguo que se ha conservado fue extendido en 1659, según el consejo, y fue por 400 libras (equivalentes a 42.000 libras actuales). Fue firmado por Nicholas Vanacker, el receptor fue Mr Delboe.

En aquella época, los cheques se cambiaban informalmente en cafés. No fue hasta 1833 cuando se construyó la primera casa de clarificación para el intercambio de cheques.