Público
Público

Reino Unido podría empezar su retirada de Irak en marzo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Reino Unido podría comenzar a retirar la mayoría de sus más de 4.000 soldados desplegados en Irak en marzo, porque se ha producido "un progreso significativo" en la mejoría de la seguridad, informó el miércoles el Gobierno.

Una portavoz del Ministerio de Defensa dijo que los avances en Basora, donde sirven la mayoría de los soldados británicos en Irak, permitiría "un cambio fundamental en la misión a principios de 2009."

La portavoz no pudo confirmar o negar la fecha específica de marzo citada por varios periódicos británicos como fecha del inicio de la retirada definitiva, pero indicó:

"Nuestra posición continúa siendo que tomaremos decisiones basándonos en los consejos militares en su momento, pero se ha producido un progreso significativo", dijo.

Gracias a los esfuerzos británicos e iraquíes, Basora es una ciudad "que ahora se ha transformado", manifestó.

La BBC, y varios periódicos, que citaron a una fuente no identificada de alto rango de Defensa, dijeron que una fuerza de varios miles de soldados estadounidenses reemplazaría a las tropas británicas y ocuparía su base en un aeropuerto en las afueras de la ciudad de Basora, en el sur de Irak.

El ex primer ministro Tony Blair fue el más firme aliado del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, durante la invasión a Irak de marzo de 2003 para derrocar a Sadam Husein.

Blair envió 45.000 soldados para que se sumaran a la acción militar liderada por Estados Unidos, pero la guerra le costó su respaldo público.

Los datos recopilados hasta finales de noviembre muestran que 176 soldados británicos han fallecido en Irak desde la invasión.

Gordon Brown, quien sustituyó en el cargo a Blair en junio del año pasado, ha reducido el número de soldados en Irak, y retirar a los soldados restantes podría darle un impulso antes de las próximas elecciones, que debe realizarse antes de mediados de 2010.

El martes, el general estadounidense David Petraeus dijo que la violencia en Irak en las últimas semanas ha caído a su nivel más bajo desde mediados de 2003 y que los avances en seguridad, si bien pueden revertirse, son menos frágiles que en el pasado.