Público
Público

Reino Unido reclama a la UE una unión fiscal

El ministro de Finanzas británico, George Osborne, reconoce que "un euro inestable es una muy mala noticia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Finanzas británico, George Osborne, ha abogado por impulsar una mayor unión fiscal europea como vía para afrontar la actual crisis financiera y de deuda soberana. Al ser preguntado en una entrevista a la radio BBC si la vía para garantizar la salud de la eurozona es una cierta unión fiscal, Osborne dijo que 'la respuesta corta es sí'.

'Me opuse a que Reino Unido se sumara a la moneda única. Una de las razones era (...) que pensaba que lógica implacable de tener una moneda única es que terminas teniendo algo parecido a una política presupuestaria única. No puedes tener lo uno sin lo otro', ha señalado el ministro.

'Un euro inestable es una muy mala noticia para nosotros. Tenemos que garantizar nuestra influencia en decisiones importantes como la defensa de los servicios financieros. Lo que sí tenemos que hacer es permitir una mayor unión fiscal, aunque protegiendo nuestros intereses nacionales', ha explicado.

El propio Osborne ha defendido en otras ocasiones la emisión de deuda europea en forma de eurobonos para detener la actual crisis de deuda soberana que afecta a varios países de la eurozona. Sin embargo, lo que el Gobierno británico no comparte son las acciones conjuntas europeas para pararle los pies a quienes apuesten a la baja en las bolsas.

La Comisión Europea celebró ayer la sintonía entre España, Francia, Italia y Bélgica para pararle los pies a quienes apuestan a la baja en las bolsas. Pero pidió una acción conjunta europea y marcó septiembre en el calendario. 'Nuestra política sería más eficaz y coordinada si tuviéramos en marcha un marco europeo. Sería mucho mejor', clamó una portavoz comunitaria en un mensaje dirigido a los gobiernos y a la Eurocámara.

Europa cuenta desde hace meses con una autoridad bursátil 

Europa cuenta desde hace meses con una autoridad bursátil, pero no se ha puesto de acuerdo aún sobre los poderes que quiere darle. Este es uno de los deberes pendientes que tienen los reguladores nacionales y los eurodiputados. También está en sus agendas armonizar las legislaciones, tan alejadas unas de otras que algunas no permiten vetar las ventas cortas al descubierto. Bruselas es optimista y asegura que los contactos van 'por buen camino'. Tanto, que el viernes llamó a los actores en liza a 'dar los últimos pasos que permitan un acuerdo en septiembre'.

De momento, Berlín (que en 2010 tomó por cuenta propia una medida similar) se mostró a favor de un marco común y probablemente forme parte de la discusión entre Angela Merkel y Nicolas Sarkozy el próximo martes, cuando aborden la crisis de la eurozona. Del otro lado, países como Austria, Países Bajos y, sobre todo, Reino Unido se oponen a una acción europea. También el regulador de los mercados estadounidenses, SEC, descartó ayer aplicar las medidas de prohibición paralas apuestas bajistas.