Público
Público

Reino Unido reconoce un "punto muerto" estratégico en Afganistán

El ministro de Exteriores británico espera el nuevo planteamiento de Obama para el país y pide más colaboración por parte de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Reino Unido reconoce la incapacidad de las tropas de la OTAN para dominar la situación a la que los talibanes están sometiendo a las tropas en determinadas partes de Afganistán. El ministro británico de Exteriores, David Miliband, admitió este viernes en una entrevista para la BBC que la insurgencia ha logrado colocar varias zonas del país en un 'punto muerto estratégico'.

Por ello, el jefe de la diplomacia británica subrayó la necesidad de unas fuerzas de seguridad 'más grandes y efectivas' para impedir que los talibanes controlen más territorios. Sin embargo quiso despejar la idea de que los militares extranjeros hayan perdido la guerra: 'No es verdad que los talibanes estén aplastando a nuestras fuerzas, porque en cualquier enfrentamiento convencional salen derrotados'. No obstante, precisó, los talibanes 'son una fuerza insurgente terrorista que puede causar un grave daño' a las tropas británicas y a otras.

Miliband también pidió una mayor implicación militar de otros países de la Unión Europea (UE) en el país asiático, a fin de que se produzca 'un mejor reparto de la carga'.

El jefe de la diplomacia británica asistió este jueves en Bruselas a una reunión ministerial de la UE que respaldó un plan para enviar policías a Afganistán para entrenar a las fuerzas de seguridad. El Gobierno de Londres está a la espera de que el presidente de EEUU, Barack Obama, haga pública la próxima semana su revisión de la política norteamericana en Afganistán.

Se espera que Obama abogue por un despliegue de 17.000 soldados estadounidenses adicionales, así como de especialistas civiles que ayuden a reconstruir la economía del país.

El Reino Unido tiene movilizados más de 8.000 soldados en Afganistán, la mayoría concentrados en el sur, como parte de la Fuerza para la Asistencia a la Seguridad de la OTAN en ese país (ISAF), según las cifras del Ministerio de Defensa.

El secretario general de la OTAN, De Hoop Scheffer, avisó varias veces este mes de la necesidad de una mayor implicación de todos los países en Afganistán y calculó que para garantizar la seguridad en el país durante las elecciones de agosto harían falta 4.000 soldados más .