Público
Público

Relevo en la presidencia de Seat a la espera de la adjudicación de un modelo todoterreno

El directivo de VW Jürgen Stackmann sustituye a James Muir al frente de la marca española sin haber logrado eliminar las pérdidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La multinacional automovilística Volkswagen ha nombrado como presidente de Seat al alemán Jürgen Stackmann, quien sustituirá a James Muir al frente de la marca de coches española. Muir, que asumió el cargo hace unos tres años y medio, continuará vinculado al grupo Volkswagen y trabajará en Wolfsburgo, la sede de la multinacional, en un cargo que dependerá directamente del comité ejecutivo del grupo, aunque sin relación alguna con Seat.

Seat, la única filial del grupo Volkswagen con números rojos, cerró 2012 con unas pérdidas netas de 30 millones de euros, resultados que han mejorado con relación al año anterior, pero alejados aún del escenario de equilibrio que la compañía se había marcado para 2013. La compañía, con plantas en Martorell (Barcelona) y Landaben (Navarra), está pendiente de la adjudicación del nuevo todoterreno urbano que Volkswagen está a punto de licitar.

Stackmann, de 51 años, es técnico titulado de banca y licenciado en Administración de Empresas, e inició su carrera profesional en Ford en 1989, compañía en la que se responsabilizó de varias funciones hasta que en 2010 entró en el Grupo Volkswagen para encargarse del área Comercial y Marketing de Skoda. Desde septiembre de 2012, Stackmann ha dirigido el área de Marketing del consorcio alemán y de la marca Volkswagen.

El nuevo presidente, que tomará posesión el 1 de mayo, se ha reunido ya este lunes con un grupo de directivos de Seat y con el comité de empresa. Durante el acto con los directivos, el relevo de Muir por Stackmann ha sido comparado con el de Josep Guardiola por Tito Vilanova al frente del FC Barcelona, según fuentes próximas a la empresa.

El hecho de que Muir, galés de 54 años, continúe vinculado al grupo Volkswagen, cuando este directivo tenía contrato sólo con Seat, demuestra, según algunas fuentes, que el consorcio alemán está satisfecho con su trabajo al frente de la firma española, pese a no haber conseguido equilibrar sus números. Durante la presentación de los resultados de Seat de 2012, Muir reconoció que los datos eran 'desalentadores', ya que siguen lejos de beneficios, pese a recortar las pérdidas hasta los 30 millones de euros.

El peor año de la crisis para el sector automovilístico en España dejó a Seat todavía en números rojos, aunque las ventas en el exterior y el primer año completo de producción del Audi Q3 incrementó los ingresos en más de mil millones hasta alcanzar los casi 6.100 millones, un 21 % más que en 2011. 'La probabilidad de entrar en rentabilidad se ha desvanecido a corto plazo. Estamos decepcionados, pero no lo está el grupo. Las circunstancias son difíciles y es natural que sea frustrante, pero mientras hay futuro hay confianza en este equipo', subrayó entonces Muir.

El nuevo presidente de Seat tiene como principal reto llevar a la compañía a números negros y para ello será crucial que se haga con la adjudicación del nuevo todoterreno urbano. Además, Seat confía en mejorar sus resultados con su producto estrella, el nuevo León, que impulsará su estrategia en mercados exteriores como el chino y el ruso, que considera como esenciales a medio plazo.

El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, confía en que el relevo de James Muir en la presidencia de Seat no reste opciones a la planta de Martorell (Barcelona) de poder adjudicarse la fabricación de un SUV, un todoterreno urbano. Carnero (UGT) ha dado la 'bienvenida' como nuevo presidente al alemán Jürgen Stackmann, pero ha mostrado su inquietud por el momento elegido para este cambio en la cúpula de Seat, que no considera 'el más adecuado'. 'Cambiar ahora al presidente de Seat puede desestabilizar un poco' los planes de futuro de VW para esta, ha considerado Carnero.

El representante sindical ha explicado que ha conocido a cuatro presidentes diferentes de Seat y ha pedido al grupo alemán dé 'más tiempo' a los presidentes de la marca española para que 'puedan desarrollar su proyecto'. 'Seat no puede tener un presidente que cambie cada pocos años porque ello desestabiliza mucho', ha opinado Carnero, que ha admitido que desconoce el perfil de Stackmann, más allá de saber que viene del área de mercadotecnia de VW.