Publicado: 11.06.2014 18:38 |Actualizado: 11.06.2014 18:38

Renfe recorta su deuda dejándola por debajo de la cota de 5.000 millones de euros de 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Renfe cerró el ejercicio 2013 con un endeudamiento de 4.865 millones de euros, lo que supone un recorte del 2,7% (unos 138 millones de euros) respecto al año anterior y sitúa esta variable por debajo de la cota de los 5.000 millones de euros, según informó el presidente de la operadora, Julio Gómez-Pomar.

La compañía ferroviaria logró reducir su pasivo pese a que el pasado año asumió una deuda de 60 millones correspondiente al negocio que 'heredó' de la extinta Feve y además realizó inversiones por importe de 139 millones de euros.

Durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Congreso, el presidente de Renfe atribuyó la disminución de su deuda en 2013 a las políticas puestas en marcha el ejercicio precedente, el 2012, para "enderezar y mejorar" la situación de la compañía.

Gómez-Pomar indicó que dichas medidas pasaron por reducir costes, "ajustar" las retribuciones y la dimensión de su equipo directivo, y recortar la plantilla de la empresa a través del ERE universal y voluntario que ya llevó a cabo a finales de 2013.

En dichas políticas de ajuste enmarcó asimismo la reestructuración de la compañía en cuatro sociedades filiales que canalizan los negocios de la empresa y el lanzamiento de la nueva política comercial para atraer viajeros al tren, que pasó por el descenso del billete del AVE y la articulación de descuentos adicionales de hasta el 70%.

El presidente recordó las cuenta de resultados de Renfe correspondiente a 2013, que arroja una pérdida de 600.000 euros, pese a que la división de transporte de viajeros, el principal negocio del grupo y que en breve perderá su monopolio, concluyó el ejercicio con un beneficio de 57,6 millones de euros.

Durante su intervención en la Cámara Baja, Gómez-Pomar anunció la puesta en marcha en el seno de la compañía de un Departamento de Auditoría Interna y una Comisión de Auditoría "para supervisar todo lo relacionado con la transparencia y adecuación a la normativa contable de las cuentas de la sociedad y sus filiales".

Renfe pondrá en marcha su nuevo servicio de AVE silencioso el próximo 7 de julio, cuando empezarán a circular en el AVE Madrid-Sevilla los primeros trenes con este tipo de vagones, según anunció el presidente de la operadora, Julio Gómez-Pomar.

Los 'coches silenciosos' de AVE, que tendrán el mismo precio que el resto, son vagones en los que no se permitirá utilizar el teléfono móvil, no habrá megafonía y contará con una iluminación menos intensa. La compañía irá implementando estos vagones silenciosos al resto de sus trenes AVE de forma progresiva desde este próximo mes de julio y hasta octubre.

En concreto, a mediados de julio empezarán también a contar con coches silenciosos el AVE a Barcelona, el Madrid-Málaga y el Madrid-Alicante. Posteriormente, en septiembre arrancarán en el Madrid-Valencia y ya en octubre se pondrán en servicio en los AVE transversales Barcelona-Málaga y Valencia-Sevilla.

Con este nuevo billete de AVE silencioso se busca ofrecer una nueva forma de viajar, "cada vez más demandada por los pasajeros, que pretenden utilizar sus trayectos para descansar o trabajar", según explicó el presidente de Renfe durante una comparecencia en el Congreso.