Publicado: 06.02.2014 22:52 |Actualizado: 06.02.2014 22:52

Renfe y los sindicatos pactan un ERE para 500 trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Renfe ha firmado con los sindicatos CCOO, UGT y el de maquinistas Semaf una expediente de regulación de empleo (ERE) voluntario y universal que la compañía aplicará durante este ejercicio 2014, que finamente afectará a un máximo de 500 trabajadores, según informó la compañía.

El ajuste será así inferior al inicialmente planteado, que incluía un máximo de 600 efectivos. Los 500 empleados finalmente pactados trabajadores representan alrededor del 3,4% de la plantilla de 14.000 con que cuenta la operadora ferroviaria.

El ERE de Renfe sucede al que Adif pactó con sus sindicatos a finales de 2013, que incluye a 250 trabajadores, el 2% del total, y a los ya ejecutados por otras empresas del Ministerio de Fomento como Aena (1.200 empleados) y la consultora Ineco (390 efectivos).

En el caso de la operadora que preside Julio Gómez Pomar, en virtud del acuerdo alcanzado este jueves con los sindicatos mayoritarios en la empresa, los trabajadores que decidan acogerse al ERE recibirán una indemnización de 20 días por año con una "media máxima" de 14 mensualidades.

En concreto, el número de mensualidades a percibir va decreciendo progresivamente desde las 16 contempladas para los empleados de 59 años de edad hasta las 12 previstas para los de 65. En el número máximo de afectados contempla que un 8% sea personal directivo y el 92% restante, personal de convenio, según detallaron fuentes sindicales.

La plantilla de Renfe cuenta con un plazo hasta el próximo 28 de febrero para sumarse al ajuste con el que la compañía busca "alcanzar sus objetivos de rentabilidad y sostenibilidad, y responder a los retos de productividad necesarios en un mercado competitivo".

La compañía tiene consignado un presupuesto de 14,9 millones de euros en sus cuentas de 2014 para atender el coste de este ajuste.

El ERE de Renfe, al igual que el de Adif, tiene carácter universal y voluntario, esto es, está abierto a cualquier trabajador de la compañía que decida acogerse, sin necesidad de cumplir con condición alguna respecto a su edad y antigüedad.

Durante una comparecencia en el Congreso a finales del pasado año, el presidente de Renfe, Julio Gómez Pomar, manifestó su confianza en que la apertura del expediente constituye una "buena medida para la compañía y sus trabajadores". Además, según remarcó, supone "dar continuidad a la política llevada a cabo en la empresa desde hace muchos años", en referencia a los distintos EREs voluntarios desarrollados en la compañía.

"La empresa tiene determinados ámbitos en que es posible trabajar con una plantilla más ajustada y, además, (el ERE) dará oportunidad a que trabajadores que llevan muchos años, algunos en trabajos con características muy exigentes como maquinistas o empleados de talleres, puedan considerar atractivas las condiciones del ERE y acogerse", detalló el presidente de la operadora. Las plantillas de Renfe y Adif presentan una edad media de unos 51 años.

Renfe aborda este ajuste de personal tras la reestructuración que acometió al inicio de este año, cuando se convirtió en un 'holding' del que dependen cuatro nuevas empresas (Viajeros, Mercancías, Talleres y Alquiler de Material).

Según las previsiones también expuestas por Gómez Pomar en el Congreso, todas estas sociedades, salvo la nueva de alquiler, cerrarán este ejercicio en 'números rojos'. De hecho, la compañía destaca que la nueva Renfe Viajeros no alcance beneficios "hasta el horizonte de los años 2016 ó 2017".

Renfe afrontará este año la entrada de competencia en el transporte de viajeros en AVE, dado que el Ministerio de Fomento prevé sacar a concurso este año las primeras licencias para que empresas privadas puedan entrar a prestar este servicio.