Público
Público

Si nos renovamos, aportaremos soluciones

Los socialistas europeos piden al PSOE una "voz progresista fuerte y segura de sí misma" frente a los "recortes indiscriminados" del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los socialistas europeos piden al PSOE una 'voz progresista fuerte y segura de sí misma' frente a los 'recortes indiscriminados' del PP

Esta tarde hablaré en el Congreso del PSOE en Sevilla. Son tiempos de retos para el PSOE, pero este encuentro en Sevilla garantiza el comienzo del contraataque. Sólo en cuestión de meses, la cruda realidad del Gobierno del PP ya se ha hecho sentir en toda España. La gente recuerda ahora el enorme abismo entre un gobierno del PSOE y otro del PP. La diferencia es que uno tomó decisiones difíciles, pero con una fuerte conciencia social, mientras que hoy en día tenemos recortes indiscriminados de presupuesto sin tener en cuenta el coste social.

Este contraataque del PSOE es esencial porque no sólo el pueblo español necesita una voz progresista fuerte y segura de sí misma, sino que también los europeos necesitan una España progresista. El pasado lunes (30 de enero), el Consejo Europeo, dominado por los conservadores, adoptó el llamado 'pacto fiscal'. Se trata de un paquete financiero que se sube al tren de la austeridad y amenaza con sancionar a todos aquellos que no lo hagan. Es un juego de esposas que ahoga la inversión y estrangula el crecimiento. Al mismo tiempo, el Consejo Europeo publicó un texto ambiguo sobre 'crecimiento y empleo' pero todo lo que ofreció fue una promesa de destruir aún más los estándares del mercado de trabajo. Como se puede ver, la agenda de la derecha en Europa está estrechamente unida a la agenda de la derecha en España.

Como presidente del Partido Socialista Europeo (PSE), es mi trabajo articular la alternativa progresista - la de una auténtica senda de crecimiento. La familia socialista y socialdemócrata europea se ha comprometido a una serie de herramientas concretas de financiación que hagan que el crecimiento europeo vuelva a moverse. Nos hemos comprometido a la introducción de bonos para proyectos de Europa, a un amplio impuesto en la Eurozona sobre las transacciones financieras, a un empleo adecuado del Banco Europeo de Inversiones. Y nos hemos comprometido al uso inmediato de los fondos europeos para hacer frente a la plaga del desempleo juvenil. Tenemos que demostrar que, con nuestra familia política a cargo, la Unión Europea puede volver a ser una fuerza positiva para el cambio.

El desempleo juvenil es el problema número uno. Es mi responsabilidad recordar tanto a los responsables políticos como al electorado que el desempleo juvenil ha alcanzado este punto crítico debido a la incompetencia de los conservadores europeos a lo largo de dos años y medio de obsesión con la austeridad. En lugar de inestimable inversión, hemos sido forzados a tragarnos el mensaje de que los recortes son la única respuesta.

Pero también es mi responsabilidad perfilar las soluciones. Me siento orgulloso de poder decir que, gracias a nuestros incansables aliados en toda Europa, hemos logrado colocar el concepto de una 'garantía' joven a nivel europeo dentro de la agenda política. Esta idea, basada en los sistemas nacionales promovidos por los socialistas en Austria y Finlandia, podrá hacerse cargo de cualquier joven que lleve 4 meses desempleado y proporcionarle un 'puente' al empleo, formación o educación superior. Es un plan que reconoce cuán esencial es ayudar a la gente en este momento. Las repercusiones tendrán eco en toda la sociedad. No vamos a descansar hasta que este plan se convierta en la piedra angular de la legislación europea.

Los europeos no están sólo sufriendo el dolor económico de las políticas conservadoras. También están enfrentándose a ataques contra los valores fundamentales de la democracia. Esta tarde, describiré la batalla que el PSE está dirigiendo en contra de aquellos elementos que quieren minar los estándares democráticos europeos. En Hungría, la erosión de los controles y contrapesos constitucionales por el Gobierno de Viktor Orbán es bien conocida. Pero también nos enfrentamos a retos en Rumanía y en mi propio país, Bulgaria. Nuestra familia socialista europea ha asumido el papel de defensor de los estándares democráticos. Es algo que tenemos el honor de hacer y en lo que estamos convencidos de que tendremos éxito. No obstante, resulta una decepción que el Partido Popular Europeo (PPE), el cual cuenta con el PP entre sus miembros, no se sume a esta lucha. Hemos estado esperando a que condenen de forma clara las acciones de los Gobiernos húngaro, rumano y búlgaro, y seguimos esperando.

La opción política es clara en términos económicos y en términos democráticos. Como familia política, tenemos clara la dirección que queremos tomar. Un socialismo europeo renovado proporciona las respuestas concretas a la crisis.

Sergei Stanishev es el presidente del Partido Socialista Europeo (PSE) y el ex primer ministro de Bulgaria.