Publicado: 30.05.2014 14:08 |Actualizado: 30.05.2014 14:08

"Vamos a 'reokupar' Can Vies y reconstruirlo con nuestras propias manos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sants arde tras el desalojo del centro social Can Vies y las protestas se van extendiendo por toda Barcelona. La actuación policial contra uno de los puntos más destacados del movimiento okupa catalán ha hecho estallar una protesta que revela, sin duda, unas causas más profundas que el propio derribo del edificio. Después de cuatro noches de enfrentamientos y un gran número de detenidos y heridos, los portavoces del colectivo que gestionaba Can Vies han anunciado que continuarán las movilizaciones y no renunciarán al que ha sido su proyecto vital, político y cultural durante 17 años.

Aseguran que no tiene nada que negociar con el Ayuntamiento de Barcelona porque el centro está siendo demolido. "Que nos dejen tranquilos, no necesitamos al ayuntamiento para nada, no tenemos nada de qué hablar porque el edificio está en el suelo", ha dicho este viernes el portavoz de la Plataforma de Apoyo a Can Vies, Ferrán Aguiló, que ha comparecido junto a Pau Guerra, del colectivo Can Vies, y Marc Justicia, de la Asamblea de Sants, para reivindicar un Centro Social Autogestionado "sin tutela institucional". Guerra responde a Público tras la rueda de prensa.

Después del desalojo de Can Vies ha estallado una oleada de protestas en el barrio. ¿Qué lectura hace de estos sucesos?

Estamos muy agradecidos de toda la solidaridad que ha despertado en todo el barrio y en Barcelona. Entendemos que esto es fruto de los 17 años de actividad de Can Vies, que ha visto crecer a mucha gente individual y colectivamente, con una gran cantidad de iniciativas que no se podrían haber llevado a cabo en otros espacios, a través de la autogestión. Es emocionante ver tanta solidaridad.

Entonces, ¿esta revuelta es la repulsa al cierre del centro social o ésta ha sido la chispa que ha hecho saltar algo más profundo?

"Este es un barrio con muchos problemas que se han acentuado con la crisis económica"

Ha sido la gota que ha colmado el vaso. Este es un barrio con muchos problemas que se han acentuado con la crisis económica. Exigimos a los responsables del desalojo que dimitan por su política nefasta en este conflicto, no conocen los barrios donde trabajan. Mandan desde su despacho.

¿Qué ha perdido el barrio con el cierre de Can Vies?

Ha perdido un espacio de referencia donde se hacían una infinidad de actividades y proyectos políticos, sociales y culturales. El espacio era abierto a cualquiera y había muchísima gente que participaba y simpatizaba. Las movilizaciones son prueba de ello.

Había un medio de comunicación comunitario, La Burtxa; el colectivo feminista La Trama; un local de ensayo para grupos de música, con un taller de guitarra, y otro de lenguaje de signos, entre muchos otros. Cada colectivo desarrollaba sus actividades y participaba de la asamblea política del centro, que también impulsaba proyectos a mayor escala. Una vez a la semana había cenadores, de los que que se encargaban los propios colectivos, y se ofrecía una comida por menos de tres euros, creando lugares comunes de encuentro.

Cientos de manifestantes se dirigen esta noche hacia la comisaría de los Mossos de Les Corts. - Toni Albir (EFE)

Se están produciendo duros episodios de violencia durante las protestas. ¿Esto ayuda o debilita a la respuesta al cierre del centro social?

Todas las respuestas han ido más allá del desalojo, son una muestra del rechazo generalizado contra las políticas del Gobierno. Las manifestaciones que surgen a raíz de Can Vies son reivindicativas y la actuación policial las está convirtiendo en fenómenos de violencia, por lo que condenamos enérgicamente la actuación de los Mossos, las detenciones arbitrarias, las palizas, los golpes, las cargas, las identificaciones.

A este respecto, los abogados están denunciando malos tratos a los detenidos.

"La actuación policial está convirtiendo las manifestaciones en fenómenos de violencia" El maltrato es en todas partes. A un compañero le rompieron la nariz dentro de la comisaría, por ejemplo. A nivel de calle hemos visto a los mossos golpear a gente que se escondía en los portales o que simplemente pasaba por allí. El día del desalojo las cargas fueron brutales y enviaron a la ambulancia a gente que resistía pacíficamente. También le han roto la oreja a un joven que pasaba con su bicicleta y hay un hombre de 65 años que tuvo que ser atendido por los porrazos que recibió, le rompieron tres dedos. Esto es un estado policial.

¿Van a continuar las protestas?

Este viernes tenemos una cacerolada a las 21.00 y el sábado a las 10.00 hay convocada una concentración para ir a Can Vies. A las 18:00 saldrán columnas de todos los barrios para confluir a las 19.00 en la manifestación que saldrá de la Plaza de la Universidad.

Un desalojo... ¿Otra okupación?

El objetivo es este sábado. Vamos a ir a reokupar el espacio y reconstruirlo con nuestras manos, nuestras herramientas y nuestros materiales. Y no queremos que en esto participe el Ayuntamiento. Esperamos que las autoridades tengan algo de sentido común, entiendan qué quiere la gente del barrio y nos dejen continuar con el proyecto.