Público
Público

Reparada la fisura en la conducción general de Santander

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La fisura detectada en la tubería general de abastecimiento de agua a Santander que se rompió el miércoles y dejó sin agua a la mayor parte de la ciudad ha quedado reparada esta madrugada, por lo en principio no será necesario sustituirla.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha anunciado hoy en rueda de prensa que la fisura, localizada una vez que había sido reparada la rotura, ha quedado arreglada a las 2.00 horas de hoy, tras seis horas de trabajo, dos más de lo previsto.

De la Serna planteó ayer dos hipótesis para arreglar la fisura: que hubiera que cambiar la tubería, lo que obligaría a cortar el agua de nuevo, o que se localizara la avería y se arreglara en unas horas, como finalmente ha ocurrido.

El flujo ya es normal en las conducciones, mientras que los depósitos de agua que se vaciaron tras la avería se están compensando poco a poco.

El agua en Pronillo llega hasta los 2,18 metros, en Macmahon a 3,66, en La Atalaya a 0,22, en Arna alto a 1,23, bajo 0,52 y el Avellano a 3,32.

Según el alcalde, la descompensación entre depósitos pueden haber provocado esta mañana algún problema de suministro en las zonas altas de General Dávila y en el Río de la Pila.

Los vecinos y propietarios de negocios afectados por el corte de agua ya pueden presentar reclamaciones por responsabilidad civil ante la empresa Aqualia, concesionaria del servicio, en una oficina situada en el número 330 de General Dávila, donde ya se han recibido 1.860 llamadas.

El horario de atención al público es de 9.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas.

El alcalde ha descartado que al margen de esas reclamaciones los vecinos se beneficien de bonificaciones en el recibo del agua porque no está previsto en las ordenanzas.

De la Serna ha vuelto a pedir disculpas a los vecinos por lo sucedido y ha subrayado que lo ocurrido ha sido "un accidente" -la rotura fortuita de un tubo- que ha derivado en un corte de suministro por una "concatenación de circunstancias".

La rotura se produjo en una zona donde confluyen varios servicios y provocó el vaciado de depósitos. Mientras se reparaba esta avería, se produjo una segunda en otra tubería en Maliaño.

Según el alcalde, los servicios municipales no recuerdan que se haya producido nunca una circunstancia similar.

El alcalde ha asegurado que el equipo de Gobierno es consciente de la trascendencia de lo ocurrido y de la importancia de la fuga, que ha afectado a un "numero muy elevado" de ciudadanos, pero ha reiterado que los técnicos son incapaces de facilitarle la cifra exacta de afectados.

A modo de ejemplo, ha dicho que es imposible saber quien se ha quedado sin presión y quien no en un mismo edificio.