Público
Público

Repentina crisis entre Caracas y Washington en medio de las denuncias de un complot

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las ya tensas relaciones entre Caracas y Washington han sufrido un repentino enfriamiento al expulsar el presidente Hugo Chávez al embajador de EE.UU. en Venezuela, en medio de denuncias de complot y críticas de la oposición a sus acciones.

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, notificó oficialmente hoy la decisión de Chávez al leer una declaración del Gobierno en la que se da al embajador Patrick Duddy 72 horas para salir del país, en un plazo que se inició a las 19.15 hora local del jueves (23.45 GMT).

No obstante, Duddy no se encuentra en Venezuela, ya que viajó a su país hace unos días, indicó a Efe la agregada de prensa de la embajada estadounidense en Caracas, Robin Holzhauer, quien no precisó los motivos del viaje.

En la nota oficial, el Gobierno venezolano culpa al presidente de EE.UU., George W. Bush, de ser "el único responsable" del deterioro de las relaciones de Washington con "toda la región latinoamericana y caribeña" y dice que va a evaluar "toda" su relación bilateral.

Señala el comunicado que la actual crisis entre EE.UU. y algunos países latinoamericanos es consecuencia "de la permanente y abierta conspiración" de miembros del Gobierno norteamericano "en contra de los procesos democráticos" en la región.

En su breve intervención para leer el comunicado oficial, Maduro no hizo ningún comentario sobre los anuncios hechos hoy por el Gobierno de EE.UU., que acusó al ex ministro de Interior Ramón Rodríguez Chacín y a dos altos funcionarios venezolanos de ayudar a la guerrilla colombiana en operaciones de narcotráfico.

Washington anunció también la expulsión del embajador venezolano, Bernardo Álvarez, cuyo retorno a Caracas fue ordenado ayer por el presidente Chávez, después de exigir la salida del representante diplomático de EE.UU., en "solidaridad" con Bolivia.

La noticia de la expulsión del embajador estadounidense, portada hoy de toda la prensa venezolana, ha suscitado las críticas de la oposición, que ya había calificado ayer de "cortina de humo" las denuncias de presunta conspiración divulgada por medios afines.

En una rueda de prensa hoy en Caracas, el líder opositor Manuel Rosales criticó los anuncios hechos por el presidente venezolano, al que recomendó "calmarse" y "dedicarse a gobernar".

Rosales, gobernador del estado occidental de Zulia y candidato a la alcaldía de su capital, Maracaibo, en las elecciones regionales de noviembre, manifestó que "no existe una sola evidencia de los planes de magnicidio" y aseguró que la oposición está "jugando a la salida democrática y cívica".

"Chávez, que se calme, que respete al pueblo de Venezuela, que baje el volumen a las obscenidades, que deje de colocar al país en ridículo frente al mundo", dijo Rosales, ex candidato presidencial en las elecciones de diciembre de 2006.

Consideró, asimismo, que "a lo mejor el mapa de las estadísticas electorales lo tienen nervioso", en alusión a las elecciones de noviembre, y criticó la decisión de expulsar al embajador de EE.UU., país del que Venezuela es uno de los cinco principales proveedores de petróleo y con el que tiene importantes intercambios comerciales.

Otros representantes de la oposición desestimaron también las acusaciones de supuesta conspiración, entre ellos el partido Copei, según el cual el Gobierno quiere desviar la atención de otros asuntos, como el "caso del maletín".

"El Gobierno busca disminuir la atención que existe en torno al juicio" en Miami (EE.UU.) "por el caso de los 800.000 dólares que se enviaron el año pasado desde Venezuela a Argentina", y que, según las acusaciones, habrían sido destinados a apoyar la campaña de Cristina Fernández de Kirchner a la Presidencia.

En sucesivas intervenciones el jueves, Chávez reiteró sus denuncias de supuesto complot y anunció la detención de varias personas supuestamente relacionadas con esos planes.

Varios militares han sido detenidos y están siendo interrogados en relación con la presunta conspiración que fue divulgada el miércoles por la noche por el presentador Mario Silva en su programa "La Hojilla", de la estatal Venezolana de Televisión.

En el programa, Silva, que es también candidato oficialista a gobernador en las elecciones de noviembre, presentó un video en el que se escuchan conversaciones entre presuntos militares que hablan de "tomar" el palacio presidencial.