Público
Público

Los representantes de Israel y Palestina en España no sellan la paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los representantes diplomáticos en España de Israel, Raphael Schutz, y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Musa Amer Odeh, han protagonizado hoy un 'cara a cara' en el que han deseado la convivencia en paz entre ambos pueblos, aunque sin acompañar este propósito con un simbólico apretón de manos.

Aunque la disposición de Schutz dejaba entrever su voluntad de coronar el debate estrechando la mano de su colega palestino, Amer Odeh lo ha rehuido y ni a instancias de los medios gráficos ha querido saludarle, en protesta por los más de 1.300 muertos que ha dejado la ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza.

El debate, organizado por el Foro Nueva Economía en un hotel madrileño, ha evidenciado el distanciamiento entre las dos partes, a pesar del alto el fuego temporal aceptado por Hamás al cese israelí de su ofensiva.

Los mensajes de los dos interlocutores, de pie ante sendos atriles separados por escasos dos metros, han oscilado entre duros ataques basados en sus tradicionales posturas y suaves guiños a buscar soluciones al conflicto de Oriente Próximo.

Como argumento de salida, Schutz ha justificado la operación militar, dirigida "no contra el pueblo palestino, sino contra un grupo terrorista como Hamás", que gobierna Gaza desde 2006 sin relación con la ANP, que administra Cisjordania.

Amer Odeh, en árabe, la ha calificado de "castigo colectivo" contra su gente y ha asegurado que "el responsable del radicalismo palestino de Hamás es Israel".

En sucesivas réplicas de tres minutos, moderadas por el periodista Antonio San José, los planteamientos han sido casi inflexibles.

A la excusa de Schutz de que "no hubo más remedio" que atacar, Amer Odeh le ha contestado que Israel es un "Estado de ocupación" que pretende existir "por encima de las leyes internacionales".

"Rogaría a los palestinos que decidan si quieren seguir con el modelo moderado (el de la ANP) o con el de Hamás", ha dicho el embajador israelí.

Optar por esta segunda vía -ha proseguido- "tiene consecuencias que deben asumir". "Las reglas del juego han cambiado", ha avisado Schutz.

"Israel habla de paz, pero ejerce la agresión. Estamos sufriendo algo difícil de imaginar que se produzca en el siglo XXI", le ha rebatido su colega palestino.

El diplomático israelí ha admitido posibles "errores" que merecen "críticas", pero se ha quejado del "odio visceral" de algunos medios de comunicación españoles.

Ha sido comprensivo con las manifestaciones en apoyo de Gaza, pero se ha preguntado por qué no se ha protestado igual por Darfur, Ruanda o Afganistán o contra la actitud desafiante de Irán.

"En el caso de Israel, hay un motivo humano, pero también político", ha argüido.

También ha reflexionado sobre por qué Israel no puede usar la fuerza contra Hamás mientras que España y otros países sí la emplean para luchar contra los piratas en Somalia.

Y en descargo del muro levantado en Cisjordania, ha recordado que España ha erigido una valla similar en Ceuta y Melilla para "protegerse de los inmigrantes".

El delegado de la ANP ha acusado a Israel de construir un "muro racista", de matar a niños inocentes y de usar armas ilegales, todo con el fin de "ahondar en el sufrimiento" palestino.

"Israel no puede borrar las fotos, las imágenes del crimen, por mucho que se empeñe", le ha advertido.

En lo poco en lo que han coincidido ha sido en alabar la postura del Gobierno español y en su esperanza en lo que pueda aportar el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama.

Al cabo de una hora, ya en el turno de conclusiones, Schutz ha querido rebajar la tensión con un "mensaje pacífico".

"Reconocemos a los palestinos como vecinos y gente que quiere vivir en paz y en dignidad, como lo merecemos nosotros", ha declarado.

Amer Odeh ha terminado con un recado expresado en una mezcla de español y portugués recordando la figura de Jesucristo.

"El sufrimiento de nuestro pueblo hoy es la continuación del de Jesús en la misma tierra. Queremos su ayuda para lograr justicia, paz y amor para nuestro pueblo, nuestros vecinos y para todo el mundo", ha proclamado.

Acabado el 'cara a cara', los dos se han bajado del estrado por lados distintos, sin dar pie al saludo que todos anhelaban.