Publicado: 08.05.2014 14:26 |Actualizado: 08.05.2014 14:26

Repsol cierra su etapa argentina con 5.317 millones en bonos por la expropiación de YPF

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Repsol cerró este jueves 15 años de actividad en Argentina con la firma de un acuerdo definitivo de compensación con el Gobierno de Cristina Fernández, que entregó a la petrolera bonos por más de 5.000 millones de dólares por la expropiación del 51% de las acciones de YPF . El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, fue el encargado de sellar el acuerdo definitivo con una representación de la petrolera española, encabezada por Nemesio Fernández Cuesta, director general de Negocios de la compañía, y Luis Suárez Lezo, secretario general, que viajaron a Buenos Aires para zanjar el litigio abierto en 2012.

La firma se produjo apenas unas horas después de que el Gobierno argentino oficializara la emisión de deuda para compensar a Repsol. A través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, el Gobierno argentino dispuso la emisión de cuatro bonos en dólares y la colocación de una Letra del Tesoro, también en moneda estadounidense, con vencimientos que van desde el 2017 al 2033 y tasas de interés del 7 % al 8,75 %. La medida contempla la emisión de Bonar X por un monto de 800 millones de dólares, bonos Discount 33 por 1.250 millones de dólares, Boden 2015 por 400 millones de dólares, Bonar 2024 por 3.550 millones de dólares y una Letra del Tesoro por 150 millones de dólares, como contragarantía de la fianza solidaria a ser otorgada a Repsol correspondiente a los tres primeros servicios de intereses de los Bonar 2024.

La deuda está reconocida en 5.317 millones de dólares y no quedará saldada hasta que la petrolera española haya ingresado el dinero según el acuerdo, que obliga a Repsol a retirar las más de treinta demandas presentadas en tribunales internacionales. "Repsol ha entregado a la República Argentina de acuerdo al Convenio los escritos de desestimiento de las acciones judiciales, administrativas y arbitrales iniciadas por dicha sociedad, sus afiliados y ciertos terceros, en relación con la expropiación y cuestiones conexas", señaló un escueto comunicado del Ministerio de Economía argentino. "A partir del día de la fecha, queda perfeccionada la expropiación dispuesta por la Ley N° 26.741, y por lo tanto, la República Argentina es definitivamente titular del 51% del patrimonio de YPF S.A. e YPF GAS S.A", concluyó Economía.

En un hecho relevante remitido a la Bolsa de Madrid, Repsol ha detallado que Argentina le ha entregado una garantía otorgada por su Banco Central para asegurar el pago de los intereses de la emisión Bonar 24, de hasta un importe máximo de 150 millones de dólares y con una vigencia de 18 meses. En vísperas de la firma, Repsol vendió el 11,8% de los títulos de YPF que conservaba en su poder por 1.255 millones de dólares , con una plusvalía superior a los 620 millones de dólares.

Tras dos años de un conflicto que trascendió el ámbito empresarial y salpicó incluso las relaciones diplomáticas entre ambos países, las partes afectadas insisten en subrayar que en este acuerdo no hay vencedores ni vencidos. El convenio permite a Repsol buscar oportunidades para la compra de activos y seguir creciendo y abre las puertas a Argentina para atraer inversión extranjera y resolver su grave crisis energética.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), columna vertebral del mercado de hidrocarburos argentino, tiene una importancia estratégica para el Gobierno de Cristina Fernández, que enfila la última etapa de su mandato. Fundada en 1922, quince años después del descubrimiento de petróleo en Argentina, YPF cayó en la política de privatizaciones del gobierno de Carlos Menem (1989-1999).

En enero de 1999, Repsol compró al Estado argentino el 14,9% de la petrolera por unos 2.000 millones de dólares, y en abril de ese mismo año, lanzó una oferta pública de adquisición por el resto del capital, que supuso valorar la compañía en unos 13.400 millones de dólares. En 2007, el grupo argentino Petersen, de la familia Eskenazi, afín al entonces presidente Néstor Kirchner, el fallecido esposo de la actual mandataria, compró el 14,9% de YPF a Repsol y en mayo de 2011 adquirió un 10% adicional. En mayo de 2012, el Congreso argentino, a instancias del Gobierno, aprobó la expropiación del 51% de las acciones de YPF a Repsol.