Publicado: 27.08.2014 10:46 |Actualizado: 27.08.2014 10:46

Repsol invertirá 120 millones en las exploraciones en Canarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Repsol se plantea asumir en su totalidad la inversión del primer sondeo para detectar la existencia de hidrocarburos en aguas de Canarias, confirmaron fuentes de la compañía. La petrolera presidida por Antonio Brufau, que cuenta con liquidez de sobra para asumir en solitario esta inversión, cuyo importe rondaría los 120 millones de euros, está actualmente planteándose esa opción contemplada en el contrato que regula la relación con sus socios para este proyecto.

Fuentes de la petrolera han indicado que la posibilidad de enfrentar solos el primer sondeo, denominado Sandía, obedece a las potenciales ventajas tanto operativas como económicas, ya que ofrecería mayores beneficios para la española en caso de tener éxito en una iniciativa con "buenas perspectivas". Esta opción está recogida en el contrato y solo afectaría a este primer sondeo, no al conjunto del proyecto asignado al consorcio formado por Repsol (50%, que además es la operadora), la australiana Woodside (30%) y la alemana RWE Dea AG (20%).

Además, la petrolera española recuerda que en estos momentos dispone de un elevado nivel de liquidez, tras obtener la compensación por la expropiación de YPF y desprenderse de la participación que todavía ostentaba en la petrolera argentina, lo que le reportó unos ingresos de unos 4.700 millones de euros.

El pasado 13 de agosto, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo autorizó a Repsol a realizar la ejecución de sondeos exploratorios en los permisos de investigación de hidrocarburos denominados Canarias 1 a Canarias 9, situados en el océano Atlántico, frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote. El proyecto consiste en la realización de dos sondeos, más uno contingente a los resultados de los dos primeros, en los permisos denominados Canarias 1 a Canarias 9.

Los tres sondeos autorizados han sido bautizados con los nombres de Sandía, Chirimoya y Zanahoria, y el más cercano de ellos estará a 50 kilómetros de la costa. El primero se encuentra bajo una lámina de agua de 870 metros y a una profundidad total de 3,1 kilómetros, así como a 55,5 kilómetros de la costa. El segundo, a 1,1 kilómetros bajo el mar, alcanzará una profundidad de 3 kilómetros y estará a 50 kilómetros de la costa, mientras que el tercero, a 55 kilómetros de la costa, se encuentra bajo una lámina de agua de 1,02 kilómetros y llegará a profundidades totales de 6,9 kilómetros. De los tres sondeos previstos, sólo es seguro que la compañía realice el primero. Si los resultados que arroja son positivos, entonces llevaría a cabo el segundo. El tercer sondeo autorizado, zanahoria, ha quedado por el momento descartado.

La resolución contempla catorce condiciones para los sondeos, entre las que figura la obligación de que Repsol suscriba un seguro de responsabilidad civil por un valor superior a los 40 millones de euros. Además, Repsol deberá constituir una garantía financiera por 20 millones de euros para cubrir costes de responsabilidad medioambiental, y tendrá autorización de tres años para el desarrollo de sus proyectos. Otra condición consiste en que, en caso de amenaza de daño a las personas, los bienes o el medio ambiente, Repsol deberá detener inmediatamente las operaciones.

Junto a esto, el operador estará obligado a facilitar los medios para que se pueda acceder a la realización de inspecciones y deberá informar a distintas autoridades, incluida la Capitanía Marítima, de las fechas de inicio y fin de los distintos trabajos. El Ministerio de Industria se reserva además el derecho a realizar las pruebas que estime convenientes y podrá dejar sin efecto la resolución publicada este miércoles ante el incumplimiento de las condiciones establecidas. El Gobierno también ha puesto como condición que, en el plazo de seis meses desde la terminación de cada sondeo, se remitan informes técnicos acerca del desarrollo de los trabajos.

Las negociaciones que Repsol mantenía para comprar activos de petróleo y gas de la canadiense Talisman Energy Inc se han atascado, dijeron tres fuentes conocedoras de la situación, en línea con una información de The Wall Street Journal. A finales de julio, la quinta petrolera canadiense y la primera española reconocían que estaban teniendo conversaciones preliminares y Talisman dijo que conversaban sobre diversas opciones. Según las fuentes consultadas, la causa principal de que se hayan congelado las negociaciones es porque Repsol no está interesado en el conjunto de los activos de Talisman, cuya capitalización bursátil supera los 11.000 millones de dólares. "La compra de Talisman está efectivamente parada", dijo una de las fuentes. "El obstáculo principal son los activos del mar del Norte", señaló otra. El perfil de la deuda de la canadiense, menos favorable que el de Repsol, es otro motivo disuasorio para no hacer una oferta por todo el grupo, apuntaron dos de las fuentes. Un portavoz de Repsol no hizo comentarios sobre este asunto.

Las operaciones globales de Talisman incluyen atractivos activos generadores de caja en el sureste asiático, pero los del mar del Norte, muchos de los cuales explota a través de una sociedad conjunta con la china Sinopec, han incumplido sistemáticamente los objetivos de producción y lastrado sus cuentas. Además, la canadiense opera hidrocarburos no convencionales en Texas y en el occidente de Canadá, y cuenta con activos de petróleo en la región de Kurdistán en Irak. Repsol, que quiere dar salida a la abundante caja obtenida con su salida de Argentina, lleva meses buscando oportunidades de adquisición en países de la OCDE que rellenen el hueco dejado por la argentina YPF en el área de producción y exploración (upstream).


http://www.quoners.es/debate/estas-a-favor-o-en-contra-de-los-sondeos-petroliferos-en-canarias