Público
Público

Repsol YPF firma un acuerdo con Venezuela para comprar 1 millón de barriles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Repsol YPF firmó hoy con la sociedad estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) un contrato de suministro de crudo de un millón de barriles para ser refinado en España.

El acuerdo se firmó hoy en Caracas en presencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, al término de la reunión celebrada en el Palacio de Miraflores.

El contrato, suscrito por el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, estipula que además del millón de barriles que se refinarán en España para su posterior comercialización, la petrolera comprará otros 380.000 para su refinamiento en Perú.

El proceso de suministro de los 1,38 millones de barriles se prolongará durante un año, con cargamentos mensuales. El precio oscilará, puesto que hay distintas calidades de crudo.

Éste es uno de los acuerdos más importantes rubricados por Repsol YPF en los quince años que lleva trabajando en Venezuela.

Esta operación se inscribe en el acuerdo marco de cooperación energética sellado entre ambos países el pasado año poco después de la visita de Chávez a España en el mes de julio.

En el acto de hoy, Repsol YPF firmó otros cuatro acuerdos para afianzar su posicionamiento en la mayor potencia petrolera de América del Sur.

Uno de los contratos establece la venta a PDVSA de sus plantas de gas y electricidad en el complejo "Termobarrancas", situado en el estado Barinas, unos 600 kilómetros al suroeste de Caracas.

Otro acuerdo crea con la estatal venezolana la empresa mixta Quiriquire en el campo petrolífero de Barúa-Motatán, en el estado de Trujillo, en la parte oeste del país.

El cuarto es un convenio de compensación de deudas de PDVSA con Repsol por valor de alrededor 220 millones de dólares (unos 157 millones de euros).

Finalmente, se rubricó un documento que sienta las bases del plan de desarrollo de las futuras exploraciones en el campo de Junín, en la Faja del Orinoco, donde se encuentran las mayores reservas de crudo del mundo.

Repsol YPF y PDVSA terminaron la semana pasada el estudio de un pozo con reservas estimadas de más de 31.000 millones de barriles en este campo -de los que se podrá explotar el 20 por ciento, aunque aún no ha recibido la certificación previa para la exploración.

Chávez expresó su deseó de que el presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, viaje a Venezuela para "darle al botón" cuando se inaugure el primer pozo en un yacimiento en el que -aseguró- "hay petróleo para 100 años".

En su intervención sin preguntas ante los medios, que se prolongó durante cerca de una hora, Chávez se interesó por estos acuerdos e, incluso, hizo algunas preguntas a Brufau para recabar más detalles, invitándole a responderlas con el micrófono para el público.

Lo que no se concretó en la jornada de hoy fue la autorización para que Repsol YPF pueda comenzar a producir en los campos de Carabobo, otra de las áreas de la Faja del Orinoco.

PDVSA ha aplazado sin fecha la licitación de siete nuevos bloques en Carabobo, a los que aspiran Repsol YPF y otras 18 empresas de países como Estados Unidos, Reino Unido, China o Brasil.

Estas empresas compartirán con PDVSA la producción del crudo de los siete bloques, en un régimen en el que la compañía estatal controlará al menos el 60 por ciento, un listón obligatorio desde la nacionalización del sector petrolero.

La Faja del Orinoco genera en la actualidad un millón de barriles diarios con la participación de empresas de veinte países.

La previsión de PDVSA es que la producción ronde en 2030 los cinco millones de barriles, según fuentes de la compañía.

El Gobierno venezolano tiene proyectada en la Faja para los próximos años una inversión petrolífera de 127.000 millones de dólares (unos 90.000 millones de euros).

A esta inversión se unen otros 25.000 millones (17.800 millones de euros) en proyectos de infraestructuras y logística para el desarrollo de toda la región.