Publicado:  30.01.2012 21:32 | Actualizado:  30.01.2012 21:32

La República Checa se suma al rechazo de Reino Unido al nuevo tratado de la UE

El pacto fiscal forzará a los países firmantes a incluir en sus legislaciones o constituciones la llamada 'regla de oro', que obliga a mantener el déficit estructural anual por debajo del 0,5 % del PIB

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La República Checa se ha sumado este lunes al rechazo de Reino Unido al nuevo tratado de la Unión Europea, que incluye un nuevo pacto fiscal y la regulación del funcionamiento del fondo de rescate permanente de la eurozona a partir del 1 de julio.

Ha sido el primer ministro sueco, Frederik Reinfeld, el que ha adelantado el 'no' de Praga al nuevo tratado porque teme que "el proceso de ratificación pueda durar años", según indicó en declaraciones a la prensa al término del encuentro, informa Efe.

Reinfeld dio a entender que la retirada de ese país no se debe a un desacuerdo con el contenido político del pacto sino a que no quiere comprometerse, a sabiendas de que el proceso para ratificarlo podría durar años rotando entre el Parlamento, el Gobierno y el Presidente checo, Vaclav Klaus.

De esta manera son 25 de los 27 países los que se suman al nuevo tratado, según ha anunciado este lunes el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

"Veinticinco Estados miembros se suman y firmarán el Tratado del pacto fiscal", ha anunciado Van Rompuy, en su cuenta de Twitter. La firma se producirá en la próxima cumbre del 1 de marzo.

El compromiso ha sido posible tras el acuerdo alcanzado entre Polonia y Francia para permitir a los países que todavía no han adoptado la moneda única que participen en algunas cumbres del Eurogrupo, que por primera vez se institucionalizan, informa Europa Press.

El Tratado prevé sanciones automáticas para los países que superen el 3% de déficit excesivo y obliga a los Estados de la eurozona a incorporar a sus legislaciones nacionales, preferiblemente a nivel constitucional, una 'regla de oro' que limite el déficit al 0,5% del PIB, como ya ha hecho España.

El Tribunal de Justicia de la UE verificará si la transposición es correcta y podrá imponer multas de hasta el 0,1% del PIB a los socios que no apliquen bien la 'regla de oro'. Los países que no ratifiquen el Tratado no tendrán acceso a ayudas del fondo de rescate.

El nuevo Tratado es una exigencia de Alemania y del Banco Central Europeo (BCE), que alegan que servirá para generar confianza en los mercados y frenar la crisis de deuda. Los países periféricos esperan que el pacto sirva para que el BCE tenga más margen de maniobra para intervenir en los mercados y para que Berlín acepte aumentar la dotación del fondo de rescate permanente, que también ha sido ratificado por los líderes europeos.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha asegurado que las negociaciones para la quita de la deuda a Grecia van "por la buena dirección" y ha confiado en que un acuerdo se cierre de forma definitiva en los "próximos días".

Sarkozy, al término del Consejo Europeo celebrado en Bruselas, ha expresado, además, su rechazo a la idea alemana para que Grecia ceda el control de su presupuesto y que se nombre un comisario con poder de veto.

"Por su puesto tenemos que analizar la aplicación de los compromisos de los griegos, como es natural, pero no podemos poner a ningún país bajo ese tipo de vigilancia", ha asegurado. 

PUBLICIDAD

Comentarios