Público
Público

Los republicanos le ganan terreno a Obama

Se hacen con los estados de Virginia y Nueva Jersey en las elecciones locales de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los republicanos consiguieron la pasada madrugada una doble victoria en las elecciones para elegir a los gobernadores de Virginia y Nueva Jersey, lo que supone un duro golpe para los demócratas, cuando se cumple justo un año de que Obama se proclamará presidente de EEUU. En Virginia, el republicano Bob McDonnell obtuvo una clara victoria sobre el demócrata Creigh Deeds. En Nueva Jersey, el republicano Chris Christie tuvo una contienda más ajustada con el actual gobernador demócrata, Jon Corzine, pero terminó derrotándolo en las urnas.

El resultado de la votación en ambos estados ofrece, según los analistas, un cambio de parecer significativo en los estadounidenses un año después de las elecciones generales. También son un síntoma de cambio que debe preocupar al Gobierno teniendo en cuenta que hay unas elecciones legislativas en 2010. Éstas serán el primer examen serio de la nueva administración. Para los medios, los republicanos han sabido jugar con la situación económica estadounidense y los ciudadanos podrían haber castigado al propio Obama en las urnas.

El caso de Virginia es muy llamativo. Hace un año, este estado votó masivamente a Obama, convirtiéndolo en el primer candidato presidencial demócrata en ganar allí desde 1964. El presidente hizo campaña por el aspirante a gobernador Creigh Deeds, pero este no ha sido capaz de llegar a los ciudadanos y de desmarcarse de la clara tendencia socialista de su partido. Hace unas semanas, al preguntarle sobre si pensaba subir los impuestos, Deeds no pudo sino tartamudear.

Por su parte, McDonnel ha aprovechado las dudas de su oponente para lanzarse a la caza del voto haciendo hincapié en la crisis y el desempleo. Los últimos resultados le daban una vitoria de más de diez puntos.

En Nueva Jersey, la derrota demócrata llamó la atención porque los republicanos han recuperado el liderazgo del estado 12 años después. Y esto sí que supone un duro golpe para Obama. Los demócratas a estas alturas no son capaces no sólo de mantener la confianza de los estados que les votaron hace un año, sino que, además, pierden sus feudos clave. No obstante, la victoria de Christie sobre Corzine no fue tan abultada según los primeros datos, quedando en un 51% por un 48%.

La Casa Blanca no ha querido dar mucha importancia a los resultados. El portavoz Robert Gibbs dijo que 'no creo que las elecciones locales en Nueva Jersey y Virginia auguren mucho sobre el éxito legislativo o político en el futuro'. Para los republicanos, que muchos daban por muertos después de la aparición de Obama, 'los votantes enviaron una advertencia a los demócratas y a la Casa Blanca acerca de que están cansados del gasto, cansados del derroche, y cansados de la ambición que ven proveniente de Washington'.