Público
Público

La repulsa a los atentados saca a la calle a los norirlandeses

Los lealistas descartan tomarse la revancha contra los disidentes del IRA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas se concentraron ayer en ciudades y pueblos de Irlanda del Norte en protesta por el asesinato de dos soldados británicos y un policía irlandés por disparos de militantes radicales escindidos del IRA.

Ambas comunidades, protestante y católica, se unieron en su repulsa por los dos atentados que, en un intervalo de 48 horas, agrietaron la ilusión colectiva en una paz duradera. 'No iremos hacia atrás', 'Parar esta locura', 'Basta ya de asesinatos' se leía en las pancartas que ayer ondearon en las calles norirlandesas.

'No iremos hacia atrás', decían las pancartas que ayer ondearon

El pasado sábado, morían los soldados Patrick Azimka, de 21 años, y Mark Quinsey, de 21 años, en un ataque reivindicado por el IRA Auténtico. Dos días después, otro grupúsculo republicano opuesto al proceso de paz, el autodenominado IRA de Continuidad, se atribuía el asesinato de Stephen Carroll, agente del reformado Servicio de Policía de Irlanda del Norte (NIPS, en sus siglas en inglés). Nacido al sur de Dublín hace 48 años, casado y padre de familia, Carroll recibió un disparo en la cabeza que entró por el cristal trasero de su vehículo.

Los atentados han unido a los líderes de divergentes ideologías políticas. Ayer, la respuesta unánime contra la violencia surgió de la población. Unas 10.000 personas hicieron piña en Belfast, Derry, Lisburn, Newry, Downpatrick y otras localidades de Irlanda del Norte en concentraciones marcadas por el silencio y lamentos de solitarias gaitas. 'Los que desean una sociedad en paz pueden expresar su solidaridad en la forma más digna de protesta: un muro de silencio humano', dijo el sindicalista Peter Bunting.

La llamada al silencio ha tenido eco también en Londres y Dublín

Las manifestaciones las convocó el Congreso de Sindicatos de Irlanda del Norte y fueron secundadas por asociaciones de granjeros, estudiantes, emigrantes y otros sectores sociales. Las Iglesias y la patronal también apoyaron este acto casi espontáneo, que se celebró a la hora del almuerzo.

La llamada al silencio tuvo eco en Londres y Dublín. La repulsa contra los tres asesinatos dominó la sesión de preguntas al primer ministro, en el Parlamento de Westminster. Los diputados irlandeses debatieron una moción especial en la que el Taoiseach (el equivalente a primer ministro en lengua gaélica), Brian Cowen, llamó la atención sobre la 'unión sin precedente de todas las tradiciones de esta isla' contra el terrorismo.

Benedicto XVI envió un mensaje condenando 'los abominables actos de terror que, además de profanar la vida humana, ponen en grave peligro el proceso de paz en Irlanda del Norte'.

Católicos y protestantes desfilaron juntos en Irlanda del Norte

En el pasado, una matanza del IRA provocaba una respuesta inmediata de los paramilitares lealistas protestantes. Era el efecto dominó en las tres décadas del conflicto irlandés. Pero los actos de revancha parecen descartados en esta era dominada por la lucha política. La principal organización lealista, la UDA, anunció ayer que no habrá represalias por los tres asesinatos de los disidentes republicanos. 'El IRA resquebrajó a las dos comunidades de Irlanda del Norte, pero el IRA de Continuidad y el IRA Auténtico han unido a la gente. Los lealistas no caeremos en la trampa', dijo en Belfast, Jackie McDonald, líder de la UDA.