Público
Público

El rescate a las automovilísticas de EEUU empieza a desvanecerse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las perspectivas de que el Congreso de Estados Unidos apruebe un rescate para las empresas automovilísticas del país se redujeron un poco más el miércoles, con pocas expectativas de que los líderes demócratas apoyen un compromiso que se está negociando a contrarreloj.

El último esfuerzo para facilitar 25.000 millones de dólares (unos 20 millones de euros) en ayudas para General Motors, Ford Motor y Chrysler LLC cuenta con el apoyo de los republicanos, y de una Casa Blanca que vive los últimos días del mandato de George W. Bush.

"Yo no diría que ha terminado por completo. Aún mantengo conversaciones con gente. Pero no tiene buen aspecto", dijo el senador Robert Bennett, republicano por Utah, sobre las posibilidades de que los legisladores lleguen a un acuerdo que pueda aprobarse.

Por su parte, el demócrata Christopher Dodd, presidente del comité bancario del Senado, señaló que las posibilidades de que una ley al respecto vea la luz eran "remotas".

El Congreso tiene como máximo dos días más en sus sesiones, tras las elecciones de principios de mes. Si en ese tiempo no se alcanza un acuerdo, el sector automovilístico tendrán que esperar hasta que un nuevo Congreso y el gobierno de Barack Obama asuman sus funciones en enero.

Las empresas, que se enfrentan una creciente escasez de crédito y han solicitado con urgencia ayuda inmediata para evitar lo que, según afirmaron esta semana los máximos directivos del sector ante el Congreso, podría ser el colapso de una o todas las Tres Grandes de Detroit.

"NO NOS GUSTA ESTAR AQUÍ"

"No nos gusta estar aquí pidiendo esto", dijo el miércoles el consejero delegado de GM, Rick Wagoner, ante el comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

"A estas alturas, sin inyecciones de liquidez (...), es probable que alguna parte de la industria automovilística nacional no sobreviva", dijo Wagoner.

Una vez desestimada la propuesta de rescate de 25.000 millones de dólares apoyada por los demócratas, las negociaciones giran en torno a un paquete consensuado, y basado en una estrategia que los líderes demócratas ya han rechazado por inaceptable.

Sin embargo, el líder de la minoría republicana en la cámara, Mitch McConnell, afirmó en declaraciones en el Senado que ese proyecto "es la única propuesta que se está considerando" con posibilidades de ser aprobada como ley.

Debido al débil respaldo obtenido y a las objeciones de los republicanos, los demócratas abandonaron sus planes de votar una propuesta apoyada por Harry Reid, líder de la mayoría demócrata, de utilizar dinero del fondo de rescate para servicios financieros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para ayudar a las automovilísticas de Detroit.

Con una leve mayoría, los demócratas del Senado necesitan el apoyo de algunos republicanos para aprobar la legislación.

/Por John Crawley y Kevin Drawbaugh/