Público
Público

El rescate de Caja Castilla La Mancha costará 2.000 millones

Cuando se cumple un año de su intervención, se calcula que el Fondo de Garantía de Depósitos de las cajas sólo podrá recuperar 1.800 de los 3.775 millones entregados en ayudas a la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nunca había caído una caja de ahorros. Siempre habían resuelto entre ellas sus problemas, pero con Caja Castilla La Mancha (CCM) no fue posible. El Banco de España intentó buscarle una salida airosa, pero no fue capaz. Ni Ibercaja ni Unicaja aceptaron la oferta que les hizo para quedarse con CCM. 1.000 millones de euros en ayudas a fondo perdido eran una minucia para los problemas que intuían que había dentro de la entidad castellanomanchega. Al final, el tiempo les ha dado la razón. Hoy, cuando se cumple un año de la intervención de la entidad , los cálculos que maneja el Banco de España es que el rescate de CCM costará al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de las cajas cerca de 2.000 millones.

Hasta el momento, el Fondo ha prestado (a un interés prácticamente cero y sin compromiso de devolución) 1.300 millones. En julio, cuando previsiblemente concluirán los trámites de absorción por parte de Cajastur, entregará otros 2.475 millones para cubrir la morosidad crediticia que vaya apareciendo. De ese dinero, el Fondo prevé recuperar unos 600 millones derivados de los beneficios de la venta de los activos de la corporación CCM y otros 1.200 millones de recuperaciones de impagos. La factura para el Fondo de Garantía (es decir, para las cajas, que son las que lo dotan) será finalmente de unos 1.975 millones. Esta cifra podría ser algo inferior teniendo en cuenta que Cajastur hará un gran esfuerzo por devolver la mayor cuantía posible de esos 2.475 millones que le van a entregar porque el Fondo le pagará una comisión por cada euro que devuelva. Cuanto más entregue, mayor será el incentivo.

La liquidación de la corporación puede dar unos beneficios de 600 millones

Por tanto, la operación costará mucho más que los 1.000 millones que Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, ofreció a Amado Franco (Ibercaja) y a Braulio Medel (Unicaja) en su intento desesperado por evitar una intervención.

Desde el primer momento, el Banco de España recibió críticas, tanto desde sectores de la banca como desde las cajas, por la gestión de la operación. Entendían que el organismo supervisor tendría que haber hecho más esfuerzos para lograr una fusión, en lugar de tomar las riendas de la entidad de forma intempestiva un domingo por la tarde, previa celebración de un Consejo de Ministros ese mismo día.

Un año después, las críticas y la sombra de la duda siguen planeando. Recientemente, el presidente de la patronal de banca criticó públicamente que CCM, después de recibir las ayudas, está captando muchos depósitos (durante meses ofreció el 5% de rentabilidad cuando el euríbor rondaba el 2%), pero 'se desconoce' si ya está dando créditos.

Cajastur recibirá un incentivo por cada euro que devuelva al FGD

Lo que el tiempo ha dejado claro es que CCM fue, de alguna manera, una entidad afortunada. Por ser la primera en caer, pudo recibir ayudas del FGD, que son infinitamente más baratas que las del FROB que ahora tienen que pagar las cajas con problemas, y pudo ser intervenida pero no liquidada, lo que le permite mantener su plantilla (con sus condiciones anteriores) y buena parte de sus oficinas. Y, además, la presencia de los gestores del Banco de España le ha servido de salvoconducto para recuperar la confianza de los clientes y sus depósitos.

Ahora, la situación vuelve poco a poco a la normalidad. Pese a que en 2009 tuvo pérdidas de 550 millones, el representante de UGT en la caja, Carlos Jiménez, lo tiene claro: 'Ahora empezamos a ver la luz al final del túnel'.