Público
Público

Un rescate en el mar de A Coruña acaba en tragedia

Tres de las víctimas son policías que intentaban ayudar al cuarto desaparecido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El final de una fiesta en la playa del Orzán, en A Coruña, se tornó este viernes en tragedia. Un policía nacional falleció en la madrugada del viernes y otros dos permanecían anoche desaparecidos, después de que intentaran rescatar del mar a una cuarta persona, un eslovaco de 23 años que fue arrastrado por las olas al terminar una noche de juerga en un local de ocio cercano.

Los hechos se produjeron cerca de las cinco de la mañana cuando el chico, Tomas Velicki, de 23 años y estudiante del programa de intercambio Erasmus, decidió 'meter los pies en el agua' y fue arrastrado por una ola. A esas horas había pleamar, en una jornada en la que se había decretado alerta naranja por olas de hasta cinco metros.

El suceso se produjo tras ser arrastrado por las olas un estudiante

Cuatro agentes, que iban de paisano por estar adscritos al servicio nocturno que patrulla en la zona de copas aledaña, fueron testigos del suceso y se lanzaron al agua para intentar sacarlo. Poco después, otros dos policías trataron de rescatar a sus compañeros aunque sólo uno pudo ser sacado con vida. Mientras, en la arena, los allí congregados formaron una cadena humana para, con ayuda de una cuerda, intentar socorrer a los agentes. Fue inútil. Uno de los participantes en estas tareas tuvo que ser hospitalizado con síntomas de hipotermia.

Las labores de rastreo por mar y aire, en las que participan más de cien personas, se prolongaron durante toda la jornada, pero al cierre de esta edición sólo había sido hallado el cadáver del agente Javier López López, de 38 años. Sus compañeros desaparecidos son Rodrigo Maseda, de 35 años, y José Antonio Villamor, de 34 años.

Amigos del estudiante, oriundo de Bratislava, aseguraron que este debía regresar a su país en dos semanas. Según los primeros indicios, jóvenes procedentes de las universidades de A Coruña, Vigo y Coimbra (Portugal) se habían dado cita en la ciudad para salir de fiesta.

De las cuatro víctimas, sólo se ha recuperado uno de los cadáveres

El ministro del Interior, Jorge Fernández, que se desplazó a la ciudad junto a la titular de Fomento, Ana Pastor, anunció que el agente fallecido será condecorado con la Medalla de Oro al mérito policial a título póstumo, reconocimiento que también recibirán sus dos compañeros desaparecidos. Fernández señaló que el embajador de Eslovaquia en España le ha agradecido el 'acto heroico'. También el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, destacaron el hecho de que los tres efectivos hayan dado su vida 'por intentar salvar la de los demás'.

Cosidó no descartó que en cuanto se termine de instruir las diligencias del suceso, se dé cuenta al juzgado que habrá de determinar si procede abrir un procedimiento por presunta negligencia de los jóvenes que acompañaban al estudiante desaparecido. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) precisó que un policía no tiene la obligación de lanzarse al agua. 'Sí hay una obligación moral de toda persona de salvar una vida', señaló un portavoz.

El Ayuntamiento decretó tres días de luto oficial y el alcalde, Carlos Negreira (PP), ha advertido que 'no se escatimarán medios' para localizar a los desaparecidos. Desde el Parlamento de Galicia, por su parte, los diputados han trasladado toda su 'solidaridad y afecto' a las familias de las víctimas.

No es la primera vez que la combinación del alcohol y la bravura del mar terminan en tragedia en la ciudad. El caso más reciente se produjo la noche de San Juan del año pasado. Entonces, los agentes lograron sacar a un hombre que desapareció cuando nadaba precisamente en el Orzán. Pese a ser rescatado en estado de inconsciencia, pudo ser reanimado.