Público
Público

Responsables de Barajas dan por normalizado el funcionamiento del aeropuerto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director adjunto del aeropuerto de Barajas, José Sanz, ha dado por normalizado el funcionamiento del aeropuerto un día después del trágico accidente aéreo que ha costado la vida a 153 personas.

En declaraciones a los periodistas efectuadas en la T-4 pasadas las 14.30 horas de hoy, Sanz ha asegurado que el aeropuerto "está funcionando operativamente sin ningún problema", e incluso ha señalado que a la hora y media de ocurrir el siniestro Barajas empezó a operar "poco a poco".

El responsable aeroportuario ha indicado que, tras el paso en un principio de los servicios de emergencia, se limpiaron todas las pistas y, "desde ese momento, la operativa del aeropuerto es absoluta".

"Prueba de esa normalidad es que para hoy se esperan 1.224 operaciones en el aeropuerto, entre llegadas y salidas", ha añadido.

Sanz ha reconocido que anoche algunos vuelos sufrieron "ciertos" retrasos y que las compañías también cancelaron algunos trayectos "para sorpresa de Barajas", y ha dicho que imagina que se debió a problemas en los aeropuertos de destino.

Desde las seis de esta mañana están operando las cuatro pistas del aeropuerto, ha indicado su director adjunto.

No obstante, Sanz ha advertido de que es posible que en algún momento del día se deje de operar en la pista desde la que despegó el avión de Spanair, pues tendrán que trabajar en ella los miembros de la Comisión de Accidentes de Fomento que investigan las causas del siniestro.

Esta comisión intentará determinar todas las maniobras que pudo realizar el avión antes de la tragedia y estudiará todos los detalles y el contenido de las cajas negras.

Así, analizará las conversaciones que se pudieron establecer entre la tripulación y la torre de control durante el despegue, aunque Sanz ha advertido de que éstas serán "pocas" porque durante esta maniobra no hay conversaciones.

Además, en la pista afectada esta comisión estudiará las huellas que haya podido dejar el avión y las marcas producidas al despegar.

De esta forma, se establecerán dos frentes de investigación: uno técnico-aeronáutico y otro judicial, que "en algún momento se tendrán que cruzar".